11.9 C
Rosario
domingo, 29 mayo 2022

La toma de terrenos en el club Juan XXIII ya genera idas y vueltas


Día complicado para la ciudad: al corte de tránsito en Circunvalación y Garibaldi en medio de la neblina se sumó ayer una nueva invasión a un predio, esta vez por parte de unas 200 personas que irrumpieron desde media mañana en las instalaciones que el club Juan XXIII posee en avenida 27 de Febrero entre Río de Janeiro y Valparaíso, donde incluso se delimitaron parcelas con estacas y piolines y comenzaron a levantarse precarias construcciones –la mayoría con tirantes y lonas plásticas, algunas de chapa– por parte de quienes adujeron necesidad urgente de un sitio donde asentarse sin hacinamiento, voluntad de pagar los terrenos en cuestión y calificación de los mismos como “abandonados”. En los incidentes tomó partido la Justicia, la Municipalidad, desde donde se insistió en la firme voluntad de “recuperar” los espacios ocupados, y la Policía, sin que mediaran sin embargo situaciones violentas. Esta mañana concurrirá al lugar personal de Promoción Social para escuchar a los vecinos.
“Somos toda gente de acá. La Municipalidad hace tres años que no nos da respuestas. Si el hombre (por el presunto dueño de los terrenos) nos dice que le paguemos, 500 pesos por semana, se lo pagamos. Pero no podemos pagar 20 o 30 mil pesos en mano un terreno. Somos gente trabajadora, lo pagamos, no tenemos problemas”, repitieron –palabras más, palabras menos– algunas de las mujeres que oficiaron de voceras de los ocupantes ante los medios de prensa que se acercaron al lugar, en zona sur. “Los chicos del barrio juegan acá, pero está abandonado”, agregaron tras insistir en el temor de que se asiente gente de otra zona o se transforme en un “aguantadero”.
Lo cierto es que el predio no está abandonado: pertenece a la Asociación Juan XXIII, y es un terreno que le fue cedido mediante un convenio con la Municipalidad como compensación de las tierras que la provincia le había desafectado al club para construir una subestación transformadora eléctrica de la EPE en parte de su anterior locación de Pellegrini y Valparaíso. Allí también se erige ahora una plaza y un plan de viviendas. En el nuevo espacio, tomado ayer, y aunque un poco deterioradas por robos e incursiones vandálicas, hay varias instalaciones en uso: una cancha de fútbol con sus luminarias, vestuarios y una cabina para periodistas que fueron construidas por el municipio como parte del acuerdo rubricado en 2006.
“La decisión firme es recuperar” los terrenos, aseveró Fernando Asegurado, secretario de Gobierno de la Municipalidad. Lo mismo dijo Gustavo Franco, responsable de la Guardia Urbana Municipal (GUM), con la aclaración de que ello será agotando las instancias de diálogo con las familias ocupantes, que el funcionario estimó con reparos en unas 80, y en colaboración con la Justicia y la Policía pero sin provocar situaciones de tensión.
Franco adelantó que esta mañana, a las 8.30, se hará presente en el lugar personal de Promoción Social para escuchar las razones y reclamos de los vecinos asentados, entre los cuales hay numerosos niños. En paralelo, y por una presentación del titular del club, Maximiliano Altolaguirre, interviene el Juzgado correccional 10, a cargo de Liliana Canavesio.
Anoche permanecían en el lugar, para evitar incidentes y desactivar nuevas incursiones, móviles de Control Urbano y la GUM, por parte de la Municipalidad, y de la Policía provincial.
Fuente: Diario El Ciudadano.

Seguinos

46,390FansMe gusta
16,140SeguidoresSeguir
16,991SeguidoresSeguir

MÁS LEÍDAS