19.2 C
Rosario
viernes, 3 diciembre 2021

Coronavirus: estudio en Rosario demostró que combinar Sputnik y Moderna triplica los anticuerpos en mayores de 60 años

Un estudio realizado en Santa Fe demostró que a las personas mayores de 60 años que recibieron la primera dosis de las vacunas Sputnik V y completaron su esquema con Moderna se les triplicó el nivel de anticuerpos contra el coronavirus.

El trabajo fue realizado con profesionales del Ministerio de Salud de Santa Fe, del Centro de Tecnología en Salud Pública (CTSP) de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y del hospital Provincial del Centenario.

La responsable del estudio, la investigadora Ana Laura Cavatorta, explicó que el trabajo se llevó a cabo entre agosto y octubre de 2021 en el vacunatorio de la Ex Rural de Rosario con 303 voluntarios que completaron su esquema con una primera dosis Sputnik V y una segunda de Moderna.

“De la totalidad de los voluntarios, el 65% fueron mujeres y el 35% varones, entre los cuales el 67% era mayor a 60 años”, indicó Cavatorta, docente en Virología e investigadora del Conicet.

Según informó Télam, Cavatorta explicó que en los mayores de 60 que recibieron la primera dosis de Sputnik V (tecnología de adenovirus) y completaron el esquema con una realizada mediante ARN mensajero como Moderna “la respuesta fue mayor que en esquemas homólogos, incluso triplicando el valor de los anticuerpos”.

“Este cambio de tecnologías a nivel del sistema inmune de las personas vuelve al esquema más inmunogénico. Dos estímulos con dos vacunas diferentes son reconocidas como muy extrañas para el organismo, y la respuesta es mucho más eficaz, algo que comprobamos a nivel local, y que se corresponde con estudios a nivel mundial”, añadió.

“En los adultos mayores de 60 la primera dosis de Sputnik ya había generado un impacto importante pero medio, en cuanto al título o concentración de anticuerpos”, explicaron.

“Sin embargo, luego de que se les colocó una segunda dosis de Moderna, se triplicó el valor de estos anticuerpos. En los menores de 60 no hubo cambios importantes. La respuesta fue la esperada, pero no como en el grupo anterior”, completó.

La protección se amplía en personas de riesgo

En general, los mayores de 60 años comienzan a transitar lo que se denomina “inmunosenescencia”. “Se produce en ellos un déficit fisiológico de la respuesta inmune y se convierte de ese modo en grupo de riesgo para determinadas enfermedades, incluyendo al covid-19”, explicó Ana Laura Cavatorta.

En otras palabras, la inmunosenescencia son cambios que se producen en el sistema inmunitario a causa del envejecimiento y que afectan la inmunidad innata y adquirida en la comunidad. Y esa respuesta más robusta en el desarrollo de anticuerpos con esquemas heterólogos, diferenció Cavatorta, fue menor en los más jóvenes que recibieron.

“En los adultos mayores de 60 la primera dosis de Sputnik ya había generado un impacto importante, pero medio, en cuanto al título o concentración de anticuerpos. Sin embargo, luego de que se les colocó una segunda dosis de Moderna se triplicó el valor de estos anticuerpos. En los menores de 60 no hubo cambios importantes. La respuesta fue la esperada pero no como en el grupo anterior”.

El paso a paso

A los voluntarios a completar esquemas con vacunas combinadas y a participar del estudio, se les realizó una primera extracción de sangre justo en el momento anterior a recibir la segunda dosis en la Ex Rural de Rosario, a los fines de determinar la cantidad de anticuerpos que se habían generado tras la primera inoculación con Sputnik V.

Pasado un período mínimo de 14 a 28 días fueron citados para realizarles una segunda extracción, permitiendo evaluar el impacto de la segunda inoculación con una dosis de Moderna.

“A diferencia de muchas investigaciones, ellos recibieron un informe completo por Whatsapp y correo electrónico de los resultados. Fue un trabajo muy arduo, comprometido y gratificante, en donde trabajamos muy bien con el Ministerio de Salud provincial”, destacó Cavatorta.

Importancia de los hallazgos

Recapitulando, Ana Laura Cavatorta destacó que “combinar este tipo de tecnologías (adenovirus con ARNm) es muy eficiente, incluso más que si se utilizan en ambas inoculaciones dosis de la misma tecnología (de una misma vacuna)”.

Otra conclusión es que cuando se aplica la segunda dosis de una misma vacuna opera como un ‘refuerzo’ de la anterior. “Lógicamente, al aplicar una vacuna distinta, y no ya un refuerzo de lo mismo, el sistema inmune vuelve a ‘verlo’ como extraño; y se potencia mucho más la respuesta, porque es como si se generara desde cero”, ilustró la responsable de la investigación.

Importante fue también observar qué pasó con aquellos voluntarios que ya habían tenido covid-19.

“No hubo cambios significativos. Quienes tuvieron la enfermedad, no importa qué tipo de vacuna reciban. Ya con una primera dosis tienen niveles altos de anticuerpos, generando lo que llamamos ‘inmunidad híbrida’. A la inmunidad natural que les provocó el SARS-CoV-2 se les asoció la artificial proporcionada por la Sputnik V”, explicó Cavatorta.

“Es decir –concluyó la investigadora– que se generó en ellos una memoria inmunológica natural ya muy buena. Entonces no encontramos diferencias entre aplicar esquemas homólogos de heterólogos en personas que tuvieron Covid-19. Sí observamos la importancia de combinar vacunas, fundamentalmente en adultos, como ya dijimos”, amplió Cavatorta.

Dos tipos de vacunas, una misma eficacia

Finalmente, la investigadora explicó que la Sputnik V es una vacuna que se define como de tecnología a “vectores virales”, ya que utiliza como vector o transportador de información específica a otro virus, en este caso un adenovirus de tipo recombinante (rAd).

“Este porta la secuencia de ADN, es decir, la información genética para que en las células del individuo vacunado se produzca la proteína Spike (o proteína S), característica de los coronavirus y específica de SARS-CoV-2. La primera dosis de esta vacuna utiliza como vector viral al adenovirus humano 26 (Ad26)”, precisó.

“Por otro lado, la vacuna Moderna (como también la Pfizer) pertenece a otra tecnología que es la de ARN mensajero, la cual de forma directa, sin utilizar vectores de transporte, contiene una secuencia con la información genética que permite que en las células del individuo vacunado se produzca la proteína Spike (o proteína S)”, diferenció Ana Laura Cavatorta.

Y concluyó: “Los dos tipos de vacunas han demostrado una alta seguridad y eficacia. A partir de distintas tecnologías ambas enseñan a nuestras células a producir una proteína, o incluso solo una porción de una proteína del virus SARS-CoV-2 , que desencadena una respuesta inmunitaria dentro de nuestro organismo. El beneficio es que las personas que se vacunan tienen protección sin correr el riesgo de sufrir consecuencias graves en el caso de enfermarse de covid-19”.

Ojo de Prensahttp://ojodeprensa.com.ar
Portal de noticias en internet que ofrece una nueva visión de las noticias de la ciudad de Rosario y la región. Este espacio digital se propone como objetivo cubrir los sucesos y actividades de la ciudad de Rosario y la región, buscando la excelencia en la información, aprovechando y sacándole todo el rédito que amerita a las redes sociales.

Seguinos

46,265FansMe gusta
16,000SeguidoresSeguir
16,185SeguidoresSeguir

MÁS LEÍDAS

Accesibilidad