39.2 C
Rosario
sábado, 22 enero 2022

Carlomagno ganó la medalla de plata en 100 metros espalda de natación en Tokio y reclamó “un predio de alto rendimiento” en Rosario

Argentina sumó una nueva medalla en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Esta vez, quien se subió al podio fue el nadador rosarino Fernando Pipo Carlomagno, quien se alzó con la plata en la prueba de 100 metros espalda de la categoría S7. Con este resultado, la delegación albiceleste ya tiene tres preseas en la cita asiática que se desarrollará hasta el próximo 5 de septiembre.

El rosarino de 28 años, que había logrado el mejor tiempo en las tandas de clasificación de natación, marcó un tiempo de 1:08.83 y llegó en segundo lugar, por detrás del ucraniano Andrii Trusov, que se alzó con el Oro al registrar un nuevo récord mundial con 1:08.83. Tercero quedó el israelí Mark Malyar, con 1:10.08.

Hubo otros dos participantes argentinos en la prueba por medallas que se desarrolló en el Centro Acuático de Tokio: el neuquino Iñaki Basiloff quedó sexto (1:15.00), mientras que Lucas Poggi, oriundo de Villa Urquiza, logró el octavo lugar (1:15.22). Ambos recibieron diplomas paralímpicos.

“Fue una carrera muy dura, sabía que el oro y la plata iban a estar en centésimas. Hice una buena carrera pero cometí un error, me quedó un poco larga la vuelta y me costó recuperarla. Dejé la vida para ver si podía acercarme y lograr una remontada histórica, pero estas carreras se definen en detalles y el que menos se equivocara iba a ganar. Y le toco a él”, destacó el nadador. Y agregó: “Me voy feliz con una medalla de plata en mis segundos Juegos Paralímpicos”.

Más allá de la final, esta fue una gran actuación de Carlomagno, quien ya en las preliminares había batido el récord mundial al completar su serie en un tiempo de 1.09.12. Este registro fue bajado por Trusov en la final de la prueba. Además, el nadador nacido en Rosario ya se había alzado con un diploma en los 200 metros Medley (terminó 8°), mientras que no pudo avanzar a la final en los 100 metros pecho.

Pipo, que tiene una parálisis cerebral y que es hijo de Fernando Carlomagno, representante argentino en natación en los Juegos Paralímpicos de Atlanta 1996, Sydney 2000 y Atenas 2004, ya había sido finalista en Río de Janeiro 2016.

Se trata de la tercera medalla que logra la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos. La primera había llegado de la mano de la entrerriana Antonella Ruiz Díaz, que ganó el Bronce en la categoría lanzamiento de bala F41 con un intento de 9.50 metros (su mejor marca personal desde que comenzó a competir). También al tercer lugar del podio se subió Yanina Martínez, luego de su gran actuación en la final de la carrera de 200 metros (T36) que se corrió en en el Estadio Olímpico de la capital japonesa.

Apenas se colgó la medalla paralímpica de plata este lunes, Carlomagno, pidió que esta victoria ayude a saldar una gran deuda que tiene Rosario con sus nadadores: una pileta municipal de 50 metros “para poder competir con lo mejor del mundo”.

“Para poder competir no solo con lo mejor del mundo, sino a nivel nacional necesitamos una infraestructura. La natación rosarina es de las mejores del país, nos merecemos un predio de alto rendimiento”, sostuvo, desde Tokio, tras conseguir el segundo puesto en espalda.

Su entrenador, Gustavo D’andrea, lo secundó: “Con más infraestructura podríamos tener una performance mejor”. Y el propio intendente, Pablo Javkin, se sumó a la conversación y dijo que hay conversaciones avanzadas con el ministro de Deportes de la Nación, Matías Lammens.

Ojo de Prensahttp://ojodeprensa.com.ar
Portal de noticias en internet que ofrece una nueva visión de las noticias de la ciudad de Rosario y la región. Este espacio digital se propone como objetivo cubrir los sucesos y actividades de la ciudad de Rosario y la región, buscando la excelencia en la información, aprovechando y sacándole todo el rédito que amerita a las redes sociales.

Seguinos

46,390FansMe gusta
16,140SeguidoresSeguir
16,393SeguidoresSeguir

MÁS LEÍDAS

Accesibilidad