Yamila Franco, muerte, cajón cerrado y sospechas: investigan posible femicidio en Coronda

La muerte de Yamila Belén Franco, una joven de 23 años oriunda de Coronda, desató el pedido de esclarecimiento e impulsó una marcha que se realizará este jueves para pedir que se dilucide cómo fue el confuso episodio que acabó con su vida. “Queremos que se sepa la verdad sobre lo que pasó. Quiero saber qué le ocurrió a mi hija”, señaló la madre de la chica que la noche del 31 de julio pasado apareció muerta por un disparo de rifle de aire comprimido en el pecho, en su casa en la localidad de Coronda, a 120 kilómetros de Rosario. El Colectivo Ni Una Menos Coronda convocó a una marcha para este jueves 13 de agosto a las 10.30, que partirá desde la comisaría de esa ciudad hasta la Fiscalía.

La hipótesis principal del caso señala que Yamila se habría suicidado con un rifle de aire comprimido disparado con uno de sus pies. Según le dijeron a la familia, “con un dedo del pie tocó la cola del disparador”. Ismael, uno de los hermanos de Yamila, dijo que descarta de plano la posibilidad de que su hermana se haya suicidado con un rifle de aire comprimido, ya que “ni tenía conocimiento de armas ni las manipulaba”. Además, el joven dijo a medios locales que su familia se constituirá como querellante porque tienen “muchas dudas”. “No estamos de acuerdo con la hipótesis del suicidio”, resumió, pero además se quejó porque no le avisaron a su madre y nadie de su entorno pudo reconocer el cadáver, ya que se lo entregaron “en un cajón cerrado”.

“No creemos que se trate de un suicidio. Ella tenía una vida por delante, era una persona que permanentemente proyectaba, muy fuerte y con ganas de vivir. Estamos seguros de que ella no se quitó la vida”, expresaron familiares. “No tenemos elementos para señalar al novio. Sí podemos decir que él la apartó de su familia y sus amigos. Podíamos visitarla solo cuando él no estaba”, indicaron.

El caso se analizó inicialmente como un posible suicidio pero se informó que fue activado el protocolo por femicidio y las pericias, aunque lentamente, se encontrarían en proceso. Surgen interrogantes en torno a la investigación del caso. Todavía resta la realización de las pericias pero todo el procedimiento está sembrado de dudas: sus familiares fueron los últimos en enterarse de la noticia y no les permitieron ver el cuerpo. 

El último que la vio y quien realizó la denuncia policial por la muerte de Yamila fue su novio, Gabriel Giardini, un agente penitenciario de 24 años. “Queremos que se investigue en profundidad porque desde que Yamila falleció todo fue muy extraño y hubo malos manejos”, dijo Ismael, hermano de la joven.

Junto a su madre, dirigentes institucionales y de movimientos solidarios, impulsan ahora diversas acciones en busca de que el caso se visibilice como modo de alcanzar los detalles de lo que ocurrió esa noche en la vivienda de Melchor Martínez al 2500, al oeste del acceso principal a la ciudad por la ruta 11. “Queremos que esto se difunda, que se aclare qué pasó. Hasta ahora fueron solo promesas pero no tenemos resultados de la investigación respecto a lo que le pasó a mi hija”, insistió Rebeca. la madre.

“La policía nunca le avisó a mi madre lo que había pasado. Ella se enteró por terceros a la medianoche, cuando su muerte se produjo a las 22.40. Nunca nos dejaron ver el cuerpo, había distintas versiones sobre el modo en que murió y al día siguiente, luego de la autopsia, nos entregaron el cuerpo en un cajón cerrado. No estamos conformes con el proceder policial”, expresó.

Reunión y marcha

Los fiscales de la causa se reunieron con familiares y su abogado, representantes del colectivo Ni Una Menos Coronda y abogadas de Género para intentar dar algunos detalles del hecho. Sin demasiada profundidad, explicaron los procedimientos legales y las pericias realizadas en relación a la muerte de Yamila, “aclarando que desde un comienzo se aplicó el protocolo utilizado para los casos de femicidio”. “El proceso de investigación continúa su marcha y el letrado se comprometió a mantener informada a la familia ante cualquier novedad y solicitó que se expongan o se pidan las pruebas o testimonios que considere relevantes”, indicaron.

“Desde el colectivo nos comprometimos con la familia de Yamila desde un primer momento para acompañar el pedido de justicia y rápido esclarecimiento del caso”, añadieron.

Desde Ni Una Menos Coronda expresaron que los fiscales consideraron que “no hay sospechosos” y que la pareja de la chica se encuentra libre de culpas. “Como colectivo feminista estamos convencidas de que si el disparo lo hizo Yamila algún tipo de violencia padecía, igual que muchas mujeres”, expresaron en contacto con Ojo de Prensa. Además, detallaron que no hubo explicaciones oficiales respecto al cajón cerrado, teniendo en cuenta que los familiares no pudieron ver el cuerpo de Yamila y eso generó aún más dudas en torno a la muerte.

En ese sentido, convocaron a una marcha para este jueves 13 de agosto a las 10.30, que partirá desde la comisaría de esa ciudad hasta la Fiscalía. Será por el esclarecimiento del caso y exigir avances en la investigación.