Ya circulan 150 colectivos con cámaras de videovigilancia en Rosario

Esta mañana se realizó la presentación del sistema de videovigilancia en unidades del transporte urbano de pasajeros. El acto se realizó en el Centro de Monitoreo de la Movilidad y contó con la presencia de la intendenta Mónica Fein, el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro y la secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, entre otros.

La puesta en marcha, tras la licitación, incluyó instalación de micrófonos ambiente, botones de pánico y cámaras de video que ya se encuentran funcionando en 150 unidades de las empresas Semtur, La Mixta y Rosario Bus. “Tenemos en cada coche nocturno un triple monitoreo. El de las propias empresas, del 911 y del Centro Integrado de la Movilidad”, comentó Mónica Alvarado. “El chofer, ante una situación de inseguridad, toca el botón de pánico y de forma inmediata se activa el alerta”, agregó.

Por su parte, Pullaro informó que el gobierno provincial aportó unos 20 millones de pesos para este sistema y destacó que Rosario es “la única ciudad del país que tiene este tipo de servicio”. Además, precisó que las imágenes, que se transmiten en tiempo real, se almacenan para “entregar al Ministerio Público de la Acusación en caso de un hecho delictivo”, aclaró.

La videovigilancia comenzó a operar en coches de la empresa estatal, fundamentalmente en horario nocturno, ampliándose posteriormente así el procedimiento a las tres empresas prestatarias del Transporte Urbano de Pasajeros afectadas al servicio urbano nocturno.

Sobre el funcionamiento del sistema a bordo, se precisa que cada unidad permite registrar imágenes durante las 24 horas, y cuando se acciona el mecanismo de pánico -ante una eventualidad- ello permite que en las terminales ubicadas en el Centro de Movilidad, en el 911 y en las propias empresas, los operadores reciban las imágenes en directo y den aviso al móvil policial más cercano ante episodios que demanden una rápida intervención.

Todos los componentes –videocámaras, micrófonos y botones de pánico– están integrados físicamente, conectándose a una unidad móvil de grabación ubicada dentro de un gabinete antivandálico especial en el interior de las unidades, sin acceso directo de personas ajenas al servicio. Cada una funciona en forma autónoma, registrando las imágenes captadas dentro del coche y estando conectada a un servidor central.