“Volví a mi casa”: las frases de Maxi Rodríguez en su regreso a Newell’s

Maxi Rodríguez volvió a Newell’s. Fue “presentado” oficialmente en el club de sus amores, al que regresa luego de un paso por Peñarol de Uruguay. “Fue una decisión del corazón”, señaló en soledad frente a los periodistas, sin dirigentes a su lado y en la misma sala de prensa del Coloso desde la que se despidió el 20 de julio del año pasado.

La Fiera tenía todo para seguir en Montevideo. Deportiva y económicamente tenía mucho más para ganar que en un Newell’s que en ambos sentidos viene a los tumbos.

“Es una alegría enorme, volver otra vez a mi casa. La verdad que feliz y a disfrutar esta nueva etapa de la mejor manera, con mucha ilusión y muchas ganas. Y el sentimiento de siempre hacia la institución”, comenzó la rueda de prensa el experimentado mediocampista.

“Ya no tenemos más 20 años, en pocos días cumplo 38 así que uno se tiene que preparar, si uno no es profesional es difícil. Vengo a sumar desde el lugar que me toque, lo más importante era que yo esté de nuevo en mi casa y acá estoy”, añadió.

En tanto, se mostró “a disposición del entrenador” Héctor Bidoglio, al que respaldó en sus primeros pasos con el plantel profesional. “Acá lo único importante es el beneficio de la institución. Los jugadores y los dirigentes pasamos, cada uno desde donde está tiene que aportar lo mejor”, siguió.

“Siempre soy profesional, lo fui cuando jugué afuera y lo soy acá, siempre trato de dar un plus por el cariño que le tengo al club. Yo sólo sé lo que siento y lo que va a pasar, fue una decisión más de corazón y sentimiento, en Peñarol me han tratado increíble”, expresó luego de aclarar que este tipo de decisiones las maneja con su entorno familiar, negando los rumores de “allegados” que planteaban los medios.

“No importa si es un año o un año y medio, voy a seguir jugando hasta que sea feliz en el campo de juego, quiero ayudar a los chicos y los compañeros, después si salen las cosas o no nunca se sabe”, relató.

“Vengo a sumar, lo tenemos que acompañar al entrenador en este proceso, y después lo que uno pueda ver va a quedar puertas adentro. He visto los partidos, cómo jugaba Newell’s, soy uno más del plantel, esto es un proceso, hay que formar un plantel y tratar de ser competitivos y tener una estabilidad”, continuó ante las preguntas periodísticas.

“Tenía claro que iba a terminar mi carrera con Newell’s, podía ser ahora, en seis meses o dentro de un año. Pero cuando uno se deja llevar por el corazón ya no hay nada que pueda equiparar eso”, planteó sobre los motivos que lo llevaron a regresar.

“Aquel momento era uno de los mejores de mi carrera cuando pude dar todo de mí y ahora voy a seguir intentando eso en lo que sea útil para el equipo. Sinceramente no me cambia la actualidad del club. En mi anterior vuelta también se peleaba el descenso, arrancábamos últimos con Independiente. Y no es fácil pelear eso”, pronunció.

“El club está pasando un momento complicado con el tema del promedio, pero Maxi no es ‘el salvador de la institución’, vengo a sumar dentro y fuera del campo de juego”, aclaró sobre su rol como capitán y hasta probable ayudante de campo y, por qué no, presidente del club leproso, al menos de forma virtual ante las ausencias y necesidades.

“Siempre el cosquilleo lo tengo, pensé que no iba a estar nervioso pero me puse nervioso de vuelta. Esa adrenalina, esas ganas de salir a la cancha. Ver los partidos desde un sillón me parecía muy raro, pero son las cosas de la vida”, indicó.

En relación a la presencia de Alexis Rodríguez en el plantel, uno de sus primos, y la posibilidad de que retorne Denis (actualmente en Belgrano de Córdoba), respondió: “Venimos hablando mucho con Denis y Alexis. Es algo muy lindo para la familia jugar con Alexis y tenemos que ver la situación de Denis, si llega a hacer un retorno, bienvenido sea”.

Respecto al interino que se transformó oficialmente en el DT de Newell’s, Bidoglio, manifestó que el hecho de “que esté Héctor es muy importante porque conoce al club, tenemos que respaldarlo y siempre es ganando en el campo de juego”. “Tiene la personalidad para hacerlo, esperemos lo mejor con un gran inicio de temporada y hacer una buena pretemporada”, agregó.

Sobre otros posibles retornos, como los mencionados Pablo Pérez y Fernando Belluschi, expresó: “El trato que tiene que tener el club con los chicos que salieron de acá tiene que ser especial. Si se da la posibilidad de otras vueltas, son decisiones muy personales, no hay que obligarlos”

“Tenemos que empezar a tomar conciencia de formar jugadores para la Primera División, que los chicos que somos mas grandes les quede ese sentido de pertenencia. Eso no se tiene que perder porque atrae mucho, todos querían venir a Newell’s, que es un semillero impresionante”, planteó casi como un dirigente.

“No podemos cargarle ese peso a ellos, nombran a (Marcelo) Bielsa y (Gerardo) Martino y no siempre depende de ellos, hay que cambiar ese chip, formar técnicos, jugadores, ir para adelante, los que tengan que volver lo harán cuando sea el momento”, resaltó.

“Hablé con Cristian (el vicepresidente D’Amico), que fue el único dirigente con el que hablé, hay que poner siempre adelante a la institución. Si hay que ayudar en lo que sea lo voy a hacer”, manifestó la Fiera.

Conclusiones

Maxi Rodríguez deja en claro que fue su decisión la de regresar y que poco tuvieron que ver los dirigentes. Se limitó a mencionar a D’Amico como el único con el que habló para volver y no hubo críticas hacia la conducción de Eduardo Bermúdez, que parece ser un fantasma a pesar de continuar como presidente del club rojinegro.

Respaldó fuertemente a Bidoglio (acaso haya tenido que ver con la resolución de que continúe al frente del primer equipo) e instó a los hinchas a no presionar y “obligar” a otros ex leprosos a volver, como los casos de Pablo Pérez, Belluschi, Ignacio Scocco o los entrenadores Loco Bielsa y Tata Martino.

La Fiera habló en conferencia de prensa como capitán, ayudante de campo y hasta presidente de la institución. Es todo lo que Newell’s no tenía. Y la soledad de Maxi en su presentación no es un mero detalle: ¿quién podría ponerse a su altura?