Violencia de género: quienes estén denunciados no podrán ser choferes de taxis, remises y transportes especiales

La Municipalidad de Rosario comenzó a exigir a los conductores de servicios públicos que justifiquen que no están condenados ni poseen causas penales abiertas por violencia contra las mujeres. El mismo requisito ya está vigente para los ingresantes a la planta de empleados municipales. Y también para los beneficiarios de contratos de locación de servicios, honorarios, retribución a terceros o convenios de pasantías con el Estado municipal.

La medida alcanza a conductores de taxis, remises y transportes especiales. Los choferes desde hace diez días deben presentar una declaración jurada que garantice que no tienen causas abiertas ni condenas por violencia hacia las mujeres. La certificación acompaña la realización de cualquier trámite relacionado con el servicio, como cuando concurren a hacer algún trámite al municipio.

Para la secretaria de Movilidad del municipio, Eva Jokanovich se trata de “avanzar en la vigencia de ordenanzas municipales e impulsar aquellas medidas que permitan erradicar la violencia de género dentro del municipio”.

En este sentido, recordó que el transporte público es un servicio regulado. Y, por lo tanto, alcanzado por las políticas que se llevan adelante en pos de garantizar igualdad de derechos para varones y mujeres.

La funcionaria resaltó que se trata de un requisito más, que garantiza que quienes están al frente de taxis, remises o transportes especiales “no tengan antecedentes relacionados con violencia de género, un tema que atraviesa todas las políticas que llevamos adelante, no sólo en materia de movilidad sino de todo el municipio”.

+info

La Municipalidad dictará capacitación sobre violencia de género y discriminación