Uno de Los Monos se peleó con un preso y mandó a asesinar a la hermana


Uno de los hijos de Ariel “El Viejo” Cantero, otrora líder de la banda narco Los Monos, fue condenado este miércoles a la pena de 18 años de prisión, acusado de haber asesinado a una mujer de 28 años en una presunta venganza tramada desde una prisión, según informaron fuentes judiciales.

El tribunal, integrado por los jueces Florentino Malaponte, Pablo Pinto y Valeria Pedrana, homologó un procedimiento abreviado al que arribaron el fiscal Alejandro Ferlazzo y la defensa del acusado, Alexis Claudio Schneider (21).

Mediante el juicio abreviado, Alexis “Tartita” Schneider -hijo de “El Viejo” Cantero, aunque inscripto con el apellido de su madre- fue condenado a 18 años de prisión por el homicidio de Débora Natalia Fernández (28), asesinada a balazos el 17 de marzo del año pasado.

El crimen por el que fue condenado Schneider se originó, según la investigación, en una pelea que tuvo su hermano Ariel Maximiliano “Chanchón” Cantero en la cárcel de Piñero con un hermano de la víctima, identificado como Darío “Casquito” Fernández, un convicto que purga condena por un homicidio ocurrido hace 12 años en barrio La Granada.

De acuerdo a la investigación del fiscal Ferlazzo, un día antes del crimen de Débora Fernández, su hermano “Casquito” mantuvo un enfrentamiento con “Chanchón” Cantero en el pabellón 7 de la unidad penitenciaria de Piñero, ubicada en el sur de Santa Fe. Según la investigación, luego del enfrentamiento entre ambos, “Tartita” Schneider mató a la hermana de Fernández en venganza por ese episodio carcelario.

El blanco fue Débora Fernández, a quien sus allegados señalaban como ajena a este conflicto, ya que se ganaba la vida en la cooperativa La Trinchera, en un microemprendimiento de sublimado de remeras, contaron sus compañeros de trabajo.

Para el fiscal Ferlazzo, Schneider fue quien se presentó en la casa de Colombres al 3000, en la zona oeste, donde residía la madre de Débora Fernández y llamó a su puerta. Cuando Fernández salió, disparó en siete oportunidades y dos disparos mataron a la mujer, madre de un niño de 8 años.



Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe, la condena a 18 años de Schneider incluye el homicidio de la mujer y la portación ilegal del arma utilizada en el crimen, además de la tenencia de “sin la debida autorización legal” de un revólver calibre 38 en su domicilio, que fue encontrado durante un allanamiento.

“El Viejo” Cantero -padre del condenado este miércoles- fue sentenciado en 2018 a seis años de cárcel como miembro de una asociación ilícita destinada a cometer múltiples delitos, liderada por su hijo Ariel, alias “Guille”, aunque luego la Justicia le redujo la pena a 4 años y en agosto de 2020 obtuvo la libertad condicional.

Varios miembros de la familia y otros integrantes de la banda fueron condenados en ese juicio oral, que supuso la desarticulación de la organización criminal más famosa de Rosario. Sin embargo, la compleja trama detrás de la caída de los líderes derivó en una violenta disputa por los territorios relacionados al narcotráfico.