Una fiesta en Fisherton con 46 jóvenes detenidos y tres bares clausurados, saldo (parcial) del fin de semana en Rosario


Una fiesta en Fisherton con 46 jóvenes detenidos y tres bares clausurados fue el saldo de las medidas de restricción en el marco de la pandemia de covid-19. Este domingo a la mañana un grupo de casi 50 personas fue demorado por participar de una fiesta clandestina, prohibida en el marco de la normativa por la emergencia sanitaria, realizada en pasaje Cachi al 900 bis, zona noroeste de la ciudad.

Fuentes policiales indicaron que hasta la casa acudió un móvil de la Guardia Urbana Municipal (GUM) por una denuncia de ruidos molestos. El responsable de la vivienda dijo que habían alquilado “para el festejo de un cumpleaños”.

El fiscal de la la Unidad Fiscal de covid-19 Lucas Altare ordenó que se identifique a todas las personas dentro del recinto y que los asistentes sean trasladados a la comisaría. Los 46 ocupantes del inmueble fueron trasladados a la seccional 17ª con jurisdicción en la zona por infracción a la ley nacional y al decreto provincial que prohíben las reuniones sociales en el marco de la pandemia por coronavirus.




Bares clausurados


Otros tres bares de Rosario fueron clausurados este fin de semana por incumplir con el protocolo preventivo contra el coronavirus que rige en la ciudad. La Secretaría de Control y Convivencia municipal confirmó que el sábado a la noche, agentes inspeccionaron un bar ubicado en Eva Perón al 8200 donde constataron exceso en la capacidad del local y de las personas permitidas por mesa, además de ausencia de datos en la planilla de trazabilidad. También se detectó falta de higiene en la cocina. En consecuencia, se efectivizó una clausura preventiva por infracción al protocolo sanitario covid-19, señala el parte oficial.

La otra clausura preventiva se registró en un bar de avenida Pellegrini al 1200. En el lugar, los inspectores pudieron determinar el exceso en la capacidad del local. En tanto, el viernes a la noche, en el marco de la fiscalización a un bar ubicado en Italia al 300, los inspectores también detectaron una excesiva cantidad de personas de acuerdo al espacio. Además, el comercio tenía sus extintores vencidos y se comprobó falta de seguridad eléctrica.

“Apelamos, una vez más, a la responsabilidad en el cumplimiento de las normas que hoy ordenan el funcionamiento de los locales gastronómicos a fin de prevenir los contagios de coronavirus”, señaló la secretaria Carolina Labayru.