Una familia rosarina lucha para que una obra social pague el tratamiento de un hombre con leucemia

Una familia rosarina lucha para que una obra social se haga cargo del tratamiento por leucemia que padece Cristian Pereyra, un hombre que hace meses que no recibe respuesta de Oseiv. “Ya planteamos el recurso de amparo y apelaron diciendo que no tienen dinero”, contó Natalia, su esposa.

“Cristian tiene la mutación más mortal de todas las leucemias, la T315i. Padece la enfermedad desde 2011 y en junio pasado se le detectó esa mutación y necesita Ponatinib, un fármaco de quimioterapia”, detalló la mujer en diálogo con Ojo de Prensa.

En medio de la lucha, lanzó una junta de firmas online para reclamarle a la obra social Oseiv para que se haga cargo de la situación y pague el medicamento. Ya recolectó más de 40 mil adhesiones pero aún no logró una respuesta positiva que ayude al tratamiento de su marido.

“Ya no sabemos qué más hacer. Mis hijos quieren que los escuchen, no es justo que a Cris lo dejen a la deriva, él, ni nadie quiere o elige estar enfermo y es obligación de la obra social hacerse cargo, si no pueden que hablen con el Estado, pero alguien tiene que responder por su bienestar”, comentó Natalia, que publicó además un video de sus hijos pidiendo ayuda para su padre.

“Ponatinib es la única chance que Cristian tiene para vivir y estar bien. Mi esposo se muere todos los días un poco y nuestros hijos lo aman y necesitan vivo. Nosotros somos una familia de cuatro, somos un equipo, nos necesitamos”, profundizó.

“Oseiv, obra social del vidrio, es la única que puede permitir que Cris este bien y no muera, pero sin embargo lo único que hizo fue hacer tiempo, estirarla y estirarla, nos mintió (a nosotros, al médico, a la abogada, a todos) descaradamente, nos dijo que lo aprobaron. Nos hizo hacer todos los trámites para la importación, en ANMAT, en AFIP, pagar sellados en un escribano, legalizar las cosas, para salirnos después de dos meses con que no pueden hacer transferencias para pagarlo”, denunció.

“Recurro a su solidaridad, ayúdenme a que Cristian vea crecer a nuestros hijos, que ellos puedan disfrutar a su papá, que no tengan que llorarlo porque una obra social lo dejo morir… ¡Lo mató! Que cumplan con sus obligaciones. La salud es primordial, es su obligación y ellos deben cumplir”, concluyó Natalia.