Un viaje a China para recuperar la esperanza: la familia de Aaron en “¿Quién quiere ser millonario?”

En la previa del Día del Padre, Leandro Alostiza participó del programa “¿Quién quiere ser millonario”, ciclo que conduce Santiago del Moro en la pantalla de Telefe. Oriundo de Rosario, contó que tiene tres hijos, de los cuales dos son mellizos. Y uno de ellos, Aaron, de diez años, tiene ceguera. Su caso trascendió en la ciudad en el marco de una campaña solidaria para ayudar a la familia a recaudar fondos para viajar a China. El hombre fue al programa, acompañado por su esposa y niños, para poder pagar el viaje que implica el tratamiento que su pequeño necesita por su ceguera.

“Los mellizos nacieron prematuros y, a causa de eso, Aaron quedó ciego. Nos costó mucho asimilarlo, con el tiempo lo aprendimos a asimilar, pero hace poco encontramos un tratamiento en China que se hace con células madre, y nos devolvió la esperanza como padres de poder hacer algo para que él pueda recuperar aunque sea un porcentaje de su visión”, explicó. Según su testimonio, conoce varios casos en los que el mencionado tratamiento ha funcionado. Sabe que no es algo seguro, pero que hay un porcentaje de que Aaron pueda ver si logran viajar a China.

“Es un tratamiento muy costoso. Estamos haciendo una campaña solidaria paralelamente, y cuando surgió la posibilidad me anoté (en el programa) para poder ganar una parte del dinero que necesitamos. Y que también se conozca el caso”, se sinceró. “Al principio fue difícil, nosotros éramos jóvenes cuando fuimos padres y de repente nos enteramos de que iban a ser mellizos. Ya lo que significa ser padre, encima de mellizos, y bueno… Una vez que nacieron, que para colmo fue parto prematuro, de riesgo, ellos nacieron con un kilo más o menos cada uno, no tenían casi expectativa de vida. Era ir todos los días a neo en el colectivo pensando en no encontrarme con una mala noticia”, recordó sobre momento en que nacieron los pequeños.

“Fueron tres meses durísimos. Cuando nos enteramos de que iba a ser ciego al principio también fue duro, pero con el tiempo empezamos a darnos cuenta de que en realidad teníamos la suerte de tenerlo con nosotros. A partir de los cuatro meses empezamos a llevarlo a una escuela de estimulación temprana, donde aprendió a manejarse. Hoy gracias a Dios va a la escuela normal, hace doble escolaridad con una escuela especial, hace básquet para ciegos, le gusta mucho la música, tiene muy buen oído… En fin, siempre tratando de darle todas las herramientas y las posibilidades para el día de mañana, cuando uno no esté…”, dijo el participante, que fue avanzando con las distintas preguntas hasta llegar a la del medio millón de pesos.

Dubitativo ante el interrogante sobre qué tipo de árbol figura en el diseño del anverso de la actual moneda argentina de cinco pesos, prefirió no arriesgar y retirarse con los 300 mil pesos que llevaba ganados hasta el momento. “Sinceramente, siento que es muy alto el riesgo y no tengo la seguridad. No quiero ser ambicioso, venimos remando, 300 lucas es mucha plata”, analizó.

“Soy consciente de que con 300 o 500 mil la vamos a seguir remando. Tenemos que viajar en septiembre, posibilidades de seguir juntando tenemos y es mucha diferencia. Si me equivoco sé que después no me lo voy a perdonar”, reflexionó antes de retirarse del juego, en medio de los aplausos del conductor, del público presente y, por supuesto, de su mujer y sus hijos.

Piden ayuda para que un nene rosarino pueda viajar a China y recuperar la vista