Un hombre mayor entregó 100 mil dólares en otro “cuento del tío”

Las estafas telefónicas no paran en tiempos de cuarentena. Un hombre de 93 años fue víctima de otro caso del “cuento del tío”, la modalidad de engaño que lleva generalmente a personas mayores a entregar sus ahorros bajo distintos pretextos. En este caso, el hombre entregó 100 mil dólares y 100 mil pesos a delincuentes. Tuvo que ser atendido luego de enterarse del engaño.

Según informaron, la entrega se dio en inmediaciones de Paraguay y Pasaje Álvarez, en pleno centro de la ciudad. El blanco fue un hombre mayor al que también convencieron por teléfono para ceder su efectivo a una supuesta persona de confianza que pasaría para canjearla ante una inminente devaluación.

La llamada fue este lunes cerca de 14.30 en un departamento de edificio en el Pasaje Álvarez al 1500 frente a la plaza Pringles. La víctima entregó una bolsa con 100 mil dólares y 100 mil pesos en efectivo. Se trata de casi siete millones de pesos, según el cambio oficial. Luego de enterarse, se hizo la denuncia por el robo y la víctima tuvo que ser atendida por el impacto de enterarse que había perdido el dinero.

Durante la cuarentena aumentaron estos casos, siempre con personas mayores como víctimas.

Cómo evitar estafas

El llamado “cuento del tío” es una modalidad antigua y repetida de estafa telefónica que casi siempre tiene como blanco a personas mayores de edad, que a los ojos de los delincuentes lucen más frágiles ante un engaño. Y que además, son más propensas a tener ahorros guardados por fuera del sistema bancario.

Generalmente, los engaños se producen en contactos a teléfonos fijos. Ante esa situación, no se deben brindar datos personales ni de familiares, dar cuenta al 911 y a allegados, y no indicar si se posee dinero y elementos de valor.

En caso de que el timador tenga datos previos y nombre a algún familiar directo, es mejor cortar y comunicarse primero con esa persona. Si el argumento del falso allegado es que se debe cambiar el efectivo porque sale de circulación, directamente es mentira.

También suelen aducir que hay un problema con la numeración de los billetes o que va a implementarse un corralito financiero. Si se quiere confirmar esa información, cortar y llamar a un familiar o persona de real confianza.

Tampoco ante estos llamados hay que dar datos de familiares si se simula un secuestro, accidente o siniestro vial, ya que los delincuentes se nutren de esa información para improvisar y darle consistencia a su falso argumento.

Si a pesar de todo se pactó una entrega de dinero, igual es necesario contactarse con alguien cercano para informar de esa situación antes de que se concrete. Es importante que jóvenes y adultos hablen y adviertan de estas modalidades a los mayores.

Este tipo de episodios se pueden denunciar llamando al 911, en Fiscalía (Montevideo 1968) o en cualquier Centro Territorial de Denuncias.


+info