Un dirigente de Barcelona dijo que Messi “no sería tan buen jugador sin sus compañeros” y lo apartaron de su función