Un ciervo suelto corrió por las calles de Pichincha y hasta se metió en un bar

Un ciervo apareció la madrugada de este domingo en Pichincha, atravesó el ventanal de un tradicional bar, estuvo unos minutos adentro y salió por la puerta del local ante la atónita mirada del encargado. Muchos usuarios compartieron la insólita situación y no sabían si atribuirle la anécdota al alcohol.

“La verdad es que no entendía nada. Estaba cerrando el local junto a un compañero cuando vi el ciervo que apareció caminado por Wheelwright, tomó por Oroño y vino para acá”, expresó Lautaro, el encargado del bar Johnny B. Good, de Oroño y Güemes.

Todavía confundido por la situación, recordó que el animal “se resbaló en la entrada de un edificio que está frente al bar y se golpeó la cabeza contra la puerta de vidrio. Ahí se debe haber asustado, porque empezó a correr, rompió la ventana de nuestro bar y se metió adentro”, aseguró.

  • En efecto, las imágenes de las cámaras de seguridad del local muestran al ciervo caminar de un modo errante entre las mesas del tradicional bar de Oroño y Güemes, que a esa hora (las 5.31 de la mañana, de acuerdo al registro de la cámara) ya estaba vacío de clientes.
  • En la filmación se observa cómo el ciervo cae al menos dos veces al suelo y luego sale del local por la puerta que da al bulevar Oroño. “Salió por Oroño y se fue para el lado de Alvear”, aseguró Lautaro, al tiempo que destacó que “por fortuna el bar ya estaba cerrado, si no podría haber resultado herido alguien”.

A la hora en que el animal se introdujo en el bar, sólo quedaban él y un mozo cerrando las cajas. “El único que salió herido fue el ciervo, ya que acá en el local quedaron algunos rastros de sangre, que seguramente son de las heridas que se produjo al atravesar el ventanal”, destacó Lautaro.

Algunos jóvenes que se acercaron minutos después de que el ciervo huyera del bar, le contaron que habían visto al animal saltar de una camioneta. “Decían que salió de la parte trasera de una camioneta tipo utilitario en la esquina de Ovidio Lagos y Ricchieri”, remarcó.

Lo cierto es que el ciervo sorprendió a todos en la madrugada de Pichincha, ya que el asustado animal hizo varias cuadras corriendo errante. “Se acaba de escapar un ciervo de una camioneta adelante mío”, escribió un joven en su cuenta de Twitter a las 5.25 de la mañana, es decir, seis minutos antes de que el animal atravesara el ventanal de Johnny B. Good.

“Me crucé un ciervo a las 5 AM en pleno Oroño. ¿Ustedes la pasaron bien?”, se preguntaba otro en la misma red social pero a las 10 de la mañana, quizás no dando crédito aún de lo que había visto cinco horas antes.

Lo concreto es que ni la Secretaría de Control y Convivencia ni la de Defensa Civil recibieron denuncias de gente alertando de esta extraña situación. Se desconoce el paradero del animal.

Fuentes: La Capital y Rosario Plus.