Trata de personas, efectos traumáticos y miedo: asisten a una rosarina rescatada en Río Negro


Una mujer rosarina víctima de trata y explotación de personas en Río Negro, que fuera rescatada en septiembre pasado, continúa con acompañamiento profesional por los efectos traumáticos sufridos y luego de dos meses teme “que su captor vuelva a buscarla”.

Así lo señalaron desde la Defensoría del Pueblo de la provincia de Santa Fe, que asiste a la mujer a través de su Centro de Asistencia a la Víctima y Testigo del Delito (CAV) de Rosario y gestiona además sus tratamientos médicos en el marco de la pandemia de coronavirus.

“Profesionales del CAV están acompañando a M. en la elaboración de los efectos traumáticos por haber sido víctima del delito de trata de personas. Estos efectos, en tanto consecuencias psíquicas, pero también consecuencias sociales, han dañado su salud”, informó la Defensoría.

Las profesionales señalaron que “el arrasamiento de los lazos afectivos, la pérdida de confianza en sí misma, la reconstrucción de lo cotidiano fuera del cautiverio son algunas de las consecuencias que este delito complejo deja como huellas en la subjetividad de las víctimas”. Y en ese contexto, los asistentes alertaron que M. teme a “la posibilidad de que su captor vuelva o la busque”.

“Su preocupación vigente es poder continuar con tratamientos médicos, situación que se está articulando con los limitados recursos del Estado debido a la pandemia. También se está gestionando la posibilidad de beneficios sociales/económicos provisorios para palear su imposibilidad momentánea de trabajar”, reseñaron.


El rescate


El CAV aborda el caso de la rosarina víctima de trata y explotación sexual en Río Negro desde el pasado 7 de agosto, cuando el Ministerio Público de la Acusación (MPA) solicitó asistencia al respecto tras el rescate. Desde ese momento, se articularon acciones con ese organismo provincial, el Consejo Federal de Oficinas de Asistencia a la Víctima del Delito, la Subsecretaría de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de Santa Cruz y el Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Victimas de la Nación (Puntos Focales de Río Negro y Entre Ríos).

En una comunicación telefónica mantenida en agosto pasado, la fiscal relató al CAV que una mujer denunció que su hija estaba desde hacía poco tiempo con el novio en Río Gallegos y éste la habría amenazado en ocasión de haberla llamado, exigiéndole una suma de dinero. Además, manifestó que en algunas conversaciones con su hija temía que estuviese obligada a prostituirse.

A partir de allí, la fiscal mencionó la posibilidad de dictar algunas medidas a los fines de que intervenga quien corresponda en Río Gallegos y solicitó la actuación del CAV, que forma parte del Consejo Federal de Oficinas de Asistencia a la Víctima del Delito.

Inmediatamente, desde el organismo perteneciente a la Defensoría del Pueblo se articuló con los consejeros de la provincia de Santa Cruz, la Subsecretaría de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social de esa provincia y el Punto Focal de Trata de Río Negro, que tras ser informados de la situación se pusieron a disposición.

Ese mismo día viernes se informó a la Defensoría del Pueblo que la víctima fue rescatada en horas de la noche a través de la intervención de la comisaría de la División Trata de la Policía Provincial local, por disposición del Juzgado Federal de Río Gallegos. Se le dio alojamiento en un hotel y asistencia a través de la Subsecretaría de Abordaje Territorial del Ministerio de Desarrollo Social de Santa Cruz.

Fue desde ese momento que el CAV comenzó a coordinar el traslado de la joven a Rosario. Aunque el viaje estaba planeado de inmediato, se demoró porque la mujer dio positivo tras un hisopado por covid-19. Durante todo el período en que la víctima permaneció en Santa Cruz el Centro de Asistencia a la Víctima mantuvo comunicación diaria con ella y con su tío, referente en Rosario.

Finalmente, el 9 de septiembre pasado pudo llegar a la ciudad y actualmente está siendo asistida, en relación a su posible participación en el juicio, por una profesional del Punto Focal Entre Ríos y por un Equipo del CAV.

El CAV destaca que es muy importante contar con información desde los organismos del Estado que abordan situaciones vinculadas con la violación de derechos humanos, para que sepan cómo actuar en situaciones en las que se sospeche la existencia de personas en situación de explotación o trata de personas, y/o resolver preguntas y consultas espontáneas que le presente la ciudadanía sobre la temática.



Líneas telefónicas nacionales


El 145 es una línea de atención gratuita y anónima, para recibir denuncias ante posibles casos de trata y explotación de personas. Es atendida por profesionales capacitadas en la problemática, funciona las 24 horas durante todos los días del año bajo la órbita del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de las personas damnificadas por el Delito de Trata, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

También es posible realizar la denuncia vía internet, enviando un mail al correo electrónico institucional (oficinarescate@jus.gov.ar).

La línea 134 es el canal telefónico institucional gratuito del Ministerio de Seguridad de acceso masivo e irrestricto durante las 24 horas, los 365 días del año, en el que el denunciante puede optar por no brindar sus datos personales.

El objetivo de esta línea es recibir denuncias sobre irregularidades en el desempeño y la actuación del personal de los Cuerpos Policiales y Fuerzas Seguridad Federales, y todo delito o situación que afecte a la seguridad pública.



+info


Firman convenio para poner en funcionamiento en Santa Fe la línea nacional 102 para contención de menores