Tras las Paso, el dólar se disparó, superó los 60 pesos y cerró a 57,60 en una jornada marcada por la tensión

La cotización del dólar en las principales casas de cambio rosarinas abrió hoy, tras el triunfo de Alberto Fernández en las Paso, por encima de los 50 pesos. Con el correr de las horas y frente a la incertidumbre que generaron la falta de medidas del gobierno se ofreció por encima de los 60 pesos, pero cerró la jornada a 59,5 pesos.

En las operaciones online la divisa norteamericana se vendía a primera hora de hoy alrededor de los 50 pesos. En la apertura del mercado físico los bancos privados la cotizaban entre 51 y 56 pesos. A medida que avanzaba la mañana el valor fue aumentando.

Al abrirse la jornada cambiaria, en el Banco Nación Argentina (BNA) se cotiza a 51,50 pesos, mientras que en promedio del resto de las entidades financieras se negocia a 53 pesos en las primeras transacciones. La divisa había cerrado el viernes a 46,40 pesos en el BNA, lo que equivale a una suba del 11 por ciento.

El día después

La derrota electoral de Mauricio Macri disparó una inédita suba del dólar que superó el 30% en la apertura del mercado de este lunes. La incertidumbre fue total y durante gran parte de la jornada la divisa prácticamente no tuvo precio de referencia alguno. Esta situación de extrema volatilidad fue alentada durante toda la mañana por el Banco Central que no hizo nada para controlar el precio de la divisa, aunque ya superó ampliamente las bandas acordadas con el FMI. Ante la consulta de este medio, desde la máxima autoridad monetaria prefirieron no hacer comentarios y en el mercado indican aterrados que “soltó el volante”.

  • Esto llenó al mercado de versiones: Se habla de la salida de Guido Sandleris de la institución y hasta se especula con un comportamiento suicida del gobierno que consistiría en dejar que se dispare el dólar para asustar a la población y mejorar sus chances en octubre.
  • La decisión del Banco Central de no intervenir para contener la suba del dólar alimenta especulaciones en el mercado sobre una maniobra del gobierno para asustar a la gente y mejorar así sus chances para octubre. “Soltaron el volante”, afirmó sorprendido un operador.

La especulación electoral del Gobierno con el dólar suena demasiado arriesgada, pero ya el viernes pasado las encuestadoras Isonomía y Elypsis, cercanas a la Casa Rosada circularon en el mercado encuestas que vaticinaban un empate, favoreciendo una reacción positiva que el gobierno intentó aprovechar. El el propio domingo por la mañana, Marcos Peña sostuvo que esa mejora de los mercados estaba vinculada a la expectativa de un triunfo de Macri, transparentando la estrategia oficial. El gobierno además postergó la reunión de gabinete para la tarde, lo que agregó más incertidumbre.

Sin embargo, alrededor del mediodía Sandleris reaccionó con un drástico ajuste de tasa, que pasó a superar el 74% y una subasta de 105 millones de dólares. De esta manera, se atenuó el salto de la divisa que había llegado a venderse a $64 en bancos privados para cerrar a $57,29 en el promedio minorista y $53 en el mayorista, totalizando un alza del 23%.

El Banco Central se despertó y subastó USD 50 millones para contener la suba del dólar

Como sea, esta dispersión en los precios muestra lo que los especialistas consideran el escenario más probable: un nuevo overshooting del tipo de cambio hasta que el dólar interiorice el eventual triunfo en primera vuelta de Alberto Fernández en octubre y la cotización luego baje hasta su nuevo precio sostén. Ese es el escenario optimista.

“Es muy difícil aventurar un número. Creo que nos vamos al techo de la zona de referencia y ahí puede haber pulseada con el Banco Central por la defensa del peso”, aseguró a LPO, Federico Furiase, director de la consultora Eco Go y profesor de Finanzas de la UTDT. Cabe recordar que el techo se ubica en $51,45, valor que ya se superó por amplio margen.

“Dado el resultado político, si el BCRA vende reservas tendrá que ser contra desarme de Leliqs (de lo contrario el cumplimiento del programa monetario con crecimiento cero de la base monetaria entraría en riesgo) y a un tipo de cambio real multilateral arriba de 130 versus el 112 del viernes”, agregó el economista. Esto quiere decir que el tipo de cambio podría experimentar un salto real de más del 16%, lo que en términos nominales en el cortísimo plazo implicaría ver el dólar arriba de los $54 en el segmento minorista, es decir fuera de la zona de referencia.

“Lo que me queda claro es que con estos resultados, Alberto Fernández tiene claros incentivos a dar certidumbre al mercado para evitar la pérdida de reservas en el BCRA: el gran condicionante del próximo gobierno, si la transición a octubre se diera con inestabilidad financiera”, concluyó Furiase.

Sucede que sin precio de referencia del dólar, muchas empresas suspendieron sus ventas y están reteniendo stock hasta tener un escenario más clarificado de la situación. En la industria química, firmas como la alemana BASF, no están enviando pedidos hasta nuevo aviso. Comercios de maquinarias de cocina industriales y domésticas tampoco cuentan con precios de listas desde esta mañana, tal como ocurre con todas las firmas que manejan una gran cantidad de insumos en dólares.

Fuente: La Capital y La Política Online.