Todos somos donantes: se aprobó por unanimidad la Ley Justina

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó por unanimidad esta tarde una reforma integral de la Ley de Trasplante de órganos, impulsada tras la muerte de Justina Lo Cane, una nena de 12 años que falleció en noviembre pasado a la espera de un trasplante de corazón. El proyecto, presentado por el senador de Cambiemos Juan Carlos Marino y los padres de la niña, ya había obtenido la media sanción en Senadores, ahora pasa al Poder Ejecutivo para su promulgación.

Uno de los cambios que introduce es que convierte a todos los ciudadanos mayores de 18 años en donantes de órganos, salvo que hubieran dejado expresada su voluntad en contrario.

El proyecto está basado en las deficiencias o problemas del régimen actual, experimentado principalmente en el caso de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que murió en noviembre pasado por no recibir a tiempo un corazón y que conmovió a todo el país con su labor de concientización pese a la edad que tenía.

Ezequiel Lo Cane, padre de la joven fallecida, aseguró que la iniciativa es impulsada por Justina. “Ella nos sigue pidiendo que ayudemos. Vamos a seguir hasta que Argentina sea un país líder en donación de órganos”.

La iniciativa modifica la actual ley 24.193 de trasplantes, de manera que queda explícitamente establecido la voluntad de no ser donante. En caso contrario toda persona mayor de 18 años será considerado como donante de órganos.