Tercera condena para Guille Cantero, que acumula 47 años

El Tribunal Oral Federal Nº 3 de Rosario condenó este jueves a Ariel Máximo “Guille” Cantero a 10 años de prisión por ordenar desde la cárcel de Coronda un secuestro extorsivo que ocurrió el 9 de septiembre de 2017 en Seguí y Espinillo. Además, se constató que ordenó el delito desde un teléfono fijo que tenía en su celda. De esta manera, uno de los cabecillas de la banda Los Monos suma su tercera condena entre 2018 y 2019, contando la de la causa Los Patrones y la Megacausa Los Monos.

  • Es el tercer fallo en contra de Cantero, quien el año pasado recibió una pena de 22 años de prisión por liderar una asociación ilícita y cometer un crimen, y otros 15 por comandar una organización narco. Es decir, entre las tres acumula 47 años, aunque se unificarán todas cuando queden firmes.
  • Las causas que tiene abiertas son múltiples: el mes próximo se lo comenzará a juzgar en otra expediente vinculado con la venta de drogas y resta en el ámbito de la Justicia provincial avanzar por una amenaza telefónica contra un juez y por las múltiples balaceras que ordenó contra objetivos judiciales.

En su alegato, Federico Reynares Solari solicitó que se condene a Ariel Máximo Cantero, alias Guille, a la pena de 10 años de prisión, accesorias legales y costas, por considerarlo autor del delito de secuestro extorsivo agravado por la intervención de más de tres personas.

Además, los dichos vertidos por los testigos civiles y policiales que participaron del allanamiento de la celda de Cantero sobre la existencia de un teléfono fijo en dicho lugar, se remitió copia del acta y de la grabación de la misma a la Fiscalia Federal a fin de que investigue la presunta comisión de delitos de acción pública por parte de los funcionarios que prestaban funciones en la unidad penitenciaria de Coronda.

El hecho por el que se condena a Guille Cantero ocurrió el 9 de septiembre de 2017, cuando desde una línea fija del propio Servicio Penitenciario dio las órdenes para que secuestraran a Franco R. en la zona sudoeste de Rosario, pero sus interlocutores se equivocaron de víctima.

Secuestro extorsivo || Infografía