Taxistas contra Cabify en Rosario: día clave en el Concejo

El Concejo Municipal podría aprobar hoy una resolución a través de la que insta a la Municipalidad a que haga cumplir la normativa que autoriza a la aplicación Cabify a prestar servicio sólo como agencia de remises. Es que el cuerpo se hizo eco de la protesta que llevaron a cabo ayer los taxistas en contra de esta empresa, sobre la que dijeron que opera ilegalmente. “La idea es evitar que una aplicación deteriore los sistemas que funcionan medianamente bien”, detalló el edil Osvaldo Miatello al referirse al relanzamiento de Cabify, que comenzó el lunes pasado y a través del que se hará una migración de usuarios paulatina en los próximos 90 días desde Easy Taxi (aplicación con la que se fusionaron en diciembre del año pasado) hacia su plataforma.

En rigor, el Concejo ya se involucró en el tema el pasado lunes en la comisión de Servicios Públicos. En esa oportunidad, sus integrantes quedaron en consensuar la declaración en busca de que el gobierno de Mónica Fein ratifique la reglamentación actual y, en todo caso, emita sanciones.

Luego, tras la movilización de este miércoles, Miatello más los ediles Alejandro Rosselló y Eduardo Toniolli recibieron a los representantes de los taxistas y apuntalaron la iniciativa que busca aprobarse hoy, aunque hasta anoche no estaba redactado el texto correspondiente. Desde la Cámara de Titulares de Taxis (Catiltar), José Iantosca, alertó que la firma incurre en, al menos, dos faltas: por empezar opera con taxis y remises, lo que está prohibido por ordenanza; y usa conductores no habilitados.

En medio de la movida a puro bocinazo, otro de los organizadores también puso el grito en el cielo contra Cabify. Mario Cesca, referente de la Asociación de Titulares de Taxis Independiente (Atti), dijo prácticamente en la puerta de ingreso al Palacio Vasallo: “Acá hay una empresa que se habilitó como agencia de apoyo de remises y ahora quiere ejercer despachando viajes de remises y taxis al mismo tiempo. Eso está prohibido expresamente por ley y no cumple con la reglamentación vigente”.

Cesca manifestó también: “Tanto Cabify como Uber “tampoco quieren respetar la tarifa, porque cobran de acuerdo al mercado. Si hay poco trabajo cobran un precio, y si hay mucho otro. Eso está expresamente prohibido. Nosotros no podemos cobrar ni demás ni de menos de lo que fija la ordenanza”. Y remató: “Hay empresas que funcionan como remiserías truchas y nadie les dice nada. A nosotros nos exigen todas las reglamentaciones y a los otros no les piden nada. Nosotros pedimos igual trato ante la ley. El que quiera trabajar, tendrá que adecuarse a las normas vigentes y cumplirla”.

Fuente: Diario La Capital.