Sukerman propone la paridad en los cargos electivos de Rosario

El concejal Roberto Sukerman presentó un proyecto para establecer la paridad de género en los cargos electivos de Rosario, con el objetivo de garantizar los principios de participación y representación igualitaria. La iniciativa plantea una equivalencia del 50% entre mujeres y varones en las listas de candidatas y candidatos que presenten los partidos políticos o alianzas electorales para la elección de concejales municipales, intendente y convencionales constituyentes.

El edil expresó que “a lo largo de la historia las mujeres han sufrido una gran desigualdad en todos los ámbitos de la sociedad con respecto a los hombres, padeciendo la privación de derechos civiles, sociales y políticos” y recordó la sanción de la Ley del Voto Femenino durante la presidencia de Juan Domingo Perón impulsada por Evita: “A partir de ese momento las mujeres entraron a la vida política nacional iniciando un camino sin retorno”.

En esta línea, explicó que cuando fue candidato a concejal en el 2017, decidió armar una lista de paridad “no por obligación sino por convicción” y añadió que esto representa un claro ejercicio de las facultades institucionales y políticas con que cuenta la ciudad por poseer autonomía municipal asegurada en el artículo 123 de la Constitucional Nacional: “Rosario no puede quedar subordinada a que la provincia decida establecer la paridad por ley, debemos avanzar hacia la autonomía municipal a través este tipo de ordenanzas”.

Por otra parte, señaló que a pesar de los avances en materia de derechos para las mujeres, la legislación vigente no garantiza la igualdad real de oportunidades en el seno de la vida política: “Es necesario establecer políticas que eliminen esa desigualdad ya que se encuentra en juego el derecho a ser elegido y representado en el gobierno, por eso resulta fundamental dictar normas que terminen con la inequidad entre los géneros”.

“En Argentina desde 1991 tenemos una Ley de Cupo Femenino que establece un mínimo de 30% de mujeres en la conformación de las listas electorales, y esto significó un avance muy grande que debe ser entendido como un punto de partida y no de llegada respecto a la participación real de la mujer en política”, agregó.

La iniciativa establece la alternancia y secuencialidad entre géneros por binomio (femenino – masculino o a la inversa) y cuando se trate de listas impares la diferencia entre el total de hombres y mujeres no podrá ser superior a uno. En caso de muerte, renuncia, inhabilidad o incapacidad permanente para ejercer el cargo, el puesto será ocupado por el candidato o candidata del mismo género que siga en la lista de titulares.

El proyecto cuenta con el apoyo del interbloque Nacional y Popular, Ciudad Futura, el Frente Social y Popular, y el interbloque del Frente Progresista.