A un Central sin ideas le empataron con un penal inexistente en La Plata

Central empató frente a Gimnasia en La Plata en un partido trabado en el que llegó a ponerse en ventaja pero que le igualaron a través de un penal inexistente que pitó el árbitro Fernando Espinoza. Leonardo Gil, de tiro libre, abrió la cuenta para el Canalla a los 36′ de la primera mitad y Santiago Silva, de penal, lo empató a los 2′ del complemento.

El equipo de Edgardo Bauza volvió a plantarse en campo pensando más en su arco que en el rival. No generó demasiado juego pero aprovechó una pelota parada con un zurdazo delicioso de Gil que se coló por encima de la barrera, imparable para el arquero Martín Arias.

Tampoco tuvo demasiado trabajo Jeremías Ledesma, en el marco de un partido gris que tuvo escasas ocasiones de peligro en los arcos. Los centros cruzados para los centrodelanteros no fueron suficientes para generar y todo se abrió, una vez más, con la pelota parada.

En el inicio del complemento, llegó la polémica de la tarde. O no. Porque indudablemente hubo falta de Matías Caruzzo sobre el uruguayo Silva, que cayó en el área visitante y el árbitro Espinoza no dudó en cobrar la pena máxima. El propio Tanque se encargó de poner el 1-1 en la tarde platense.

El Central de Bauza se mostró dominante durante algunos tramos del segundo tiempo pero sin precisión ni velocidad para encontrarse con la victoria. El golpe inesperado y tempranero del empate impactó en las aspiraciones canallas.

Sin una profunda búsqueda para el ya solitario Marco Ruben, las imprecisiones se apoderaron del juego y, a la espera de otra pelota detenida para buscar por arriba, Central debió conformarse con el punto de visita. Sin ideas, el primer empate de la actual Superliga para los del Patón Bauza.