Semana Santa: cómo elegir el mejor pescado para evitar intoxicaciones

En vísperas de Semana Santa, la Municipalidad de Rosario recuerda una serie de recomendaciones a la hora de consumir, comprar, almacenar y elaborar alimentos típicos de la festividad de la Pascua. En ese sentido, se insiste en que es fundamental tomar recaudos con los alimentos para prevenir problemas de salud a la hora de consumirlos.

Desde el Instituto del Alimento, dependiente de la Secretaría de Salud Pública, se brindan los siguientes consejos y recomendaciones 👇

  • En caso de consumir pescados o derivados es fundamental comprarlos en comercios habilitados y no hacerlo en la vía pública. Los productos tienen que estar debidamente registrados y autorizados mediante la exhibición del rótulo reglamentario.
  • En caso de comprar latas de conserva de productos pesqueros, al igual que otros enlatados, no deben presentar abolladuras, ni estar hinchadas, ni oxidadas. Verificar los rótulos, procedencia y fecha de vencimiento.
  • En caso de comprar productos deshidratados, huevos de pascua y roscas es fundamental adquirirlos en comercios habilitados y verificar la presencia del rótulo que identifique su procedencia y fecha de vencimiento.

Asimismo, a la hora de comprar y consumir pescado fresco se debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones 👇

  • No adquirir pescados que, por su aspecto o aroma, le resulten desagradables. Los filetes deben ser firmes al tacto y sus bordes no deben ser secos y/o amarillentos.
  • El pescado fresco debe tener: las agallas de color rojo brillante, las escamas bien adheridas al cuerpo y brillantes, y su carne debe ser firme, que no ceda a la presión del dedo.
  • Los ojos del pescado fresco entero deben ser brillantes. La presencia de opacidad o hundimiento de los mismos es índice de deterioro.
  • El pescado fresco podrá conservarse de 1 a 2 días en heladera (en la parte más fría), y hasta tres meses en freezer.
  • Los productos congelados deben conservarse en freezers (-18º C ). En caso de carecer de ellos, guardarlos en el congelador y consumirlos en el día.
  • Evitar descongelar y volver a congelar los pescados y mariscos, los mismos se deben descongelar en la heladera o microondas, nunca a temperatura ambiente, y una vez preparados, consumirlos lo antes posible.
  • En ningún caso se debe cortar la cadena de frío.