Schmuck insistió con cerrar definitivamente los cabarets en la ciudad

La concejala María Eugenia Schmuck celebró el accionar de la Dirección Especial de Prevención y Sanción del Delito de Trata de Personas ante la clausura del conocido cabaret “La Brújula”, en Castellanos 625, de donde se encontraron mujeres, muchas indocumentadas, e instó a avanzar en el cierre definitivo de cabarets y whiskerías.

El procedimiento, concretado por orden del Juzgado de Instrucción de la 8ª Nominación, inició con una investigación llevada a cabo por la Oficina de Causas Judiciales con Imputados no Identificados surgida de una llamada anónima al teléfono 145, línea donde se pueden denunciar presuntas situaciones de trata.

La edila, autora del proyecto de cierre de cabarets y whiskerías en la ciudad de Rosario, indicó que “es imperioso avanzar con la clausura definitiva de los cabarets habilitados por el Ejecutivo Local”, ya que “estos lugares se siguen utilizando para el ejercicio de la prostitución y para la explotación sexual de personas víctimas de trata, como lo demuestran los últimos procedimientos realizados en la ciudad”.

El cabaret “La Brújula” ya había sido allanado en agosto de 2012 por la Dirección de Inspección de la Municipalidad y personal de la seccional 7° con una orden de allanamiento, donde se clausuró el local por graves faltas en materia de seguridad e higiene. Además en el mismo operativo se habían cerrado dos prostíbulos “privados”, donde se constató sexo explícito, que se encontraban a menos de 10 metros de “La Brújula”.

“En este procedimiento se encontró además la zona de boxes, localizada en una cochera lindante al cabaret habilitado. Esto es muy común en estos lugares, la parte habilitada no posee boxes, sino que están en propiedades diferentes, que se cierran cuando se sospecha una inspección”, explicó Schmuck.

En este sentido, la concejala radical recordó que en el Concejo Municipal se está debatiendo el proyecto de su autoría para prohibir en la ciudad de Rosario el funcionamiento de cabarets y whiskerías, tal como lo han hecho muchas provincias en nuestro país.