Santa Fe se encuentra en estado de alerta por la tormenta de la madrugada

Foto: Diario El Litoral.

Foto: Diario El Litoral.

La ciudad de Santa Fe afronta esta mañana una difícil situación debido al intenso temporal de agua y viento que se descargaba desde casi tres horas. De acuerdo a la información preliminar cayeron unos 100 milímetros de agua en 120 minutos. La mayoría de las calles están anegadas y el transporte público, ya sean taxis u ómnibus ha dejado de circular en gran parte de la ciudad.

Además, las clases al menos en el turno mañana fueron suspendidas.

Las autoridades municipales recomendaron a los vecinos no salir de sus casas si no es estrictamente necesario y las clases fueron suspendidas.

Gustavo Rizzo Patrón, periodista de LT 10 Radio Universidad de Santa Fe, consignó que la situación “es bastante complicada en la ciudad. en el pluviómetro que tenemos en la radio marca que cayeron 94 milímetros y sigue lloviendo desde las 4.30. En dos horas y media cayeron 95 milímetros. Estamos hablando de casi cien milímetros en dos horas y media”, expresó el cronista en declaraciones al programa “El primero de la mañana” de La Ocho.

“Las calles están anegadas. No se puede transitar por ningún lugar de la ciudad. Taxis y remises no funcionan. Muchas líneas de colectivos suspendieron los servicios. La Municipalidad recomienda no salir a la calle y no mandar los chicos a la escuela en situaciones de emergencias como ésta. En algunos barrios, los vecinos nos llaman a la radio y dicen que ya tienen 20 ó 30 centímetros de agua dentro de las casas. La situación es de colapso en la ciudad. La zona más complicada es la del oeste de la ciudad”, agregó el periodista.

Por su parte, el subsecretario de Protección Civil de la provincia, Antonio Moyano, dijo que aún rige sobre gran parte de la provincia un alerta meteorológico. “Han caído unos 120 milímetros desde las cinco de la mañana en las zonas norte y oeste de la ciudad que produjeron anegamientos importantes. Se ha recomendado a la población no salir a la calle hasta que disminuya la intensidad de la tormenta. Algunas líneas de colectivo han suspendido sus servicios para evitar que el oleaje no llegue a las casas. Por el momento, no hay evacuados, pero el panorama es complicado, no es sencillo”.

Fuente: Diario La Capital.