Salta 2141, el juicio: la difícil decisión de los familiares de las víctimas y la visión simplista

Mientras avanza el juicio oral por la tragedia de Salta 2141, los familiares de las víctimas acompañan las jornadas como espectadores. La única familia querellante es la Gianángelo, que acompaña por dentro el proceso en el que hay 11 imputados (el gasista, su ayudante, tres inspectores, dos gerentes y un gasista de Litoral Gas y los tres integrantes de la administración del edificio). El comentario general habla de que 21 de las 22 familias de fallecidos en la trágica explosión «arreglaron» y por eso sólo una de ellas llegó a esta instancia. 

  • A casi seis años de aquel 6 de agosto de 2013, todos opinan. ¿Desde qué lugar? Desde la comodidad de su hogar, en redes sociales y sin interiorizarse sobre las situaciones particulares, optan por criticar y simplificar las complejas cuestiones que rodean un juicio de estas características, en el marco de la peor tragedia que haya sacudido a Rosario.
  • Dolor, riesgos, deudas, exposición y pérdidas. A todo eso se enfrentaron desde que sus vidas cambiaron para siempre. 21 familias de 22 víctimas se bajaron, ¿no es simplista opinar y juzgar a lo lejos si está bien o está mal? ¿No es momento de seguir apoyando y no olvidar?

En ese sentido, mientras familiares preparan un comunicado alusivo al tema, Marcela Nissoria, viuda de Hugo Montefusco (fallecido en la explosión), publicó en sus redes un texto en el que exhibe su hartazgo por la situación actual, en medio del stress del juicio que finalizará el 12 de junio en el Centro de Justicia Penal. «Si algún imputado y procesado no tenía responsabilidades, podrían ir contra nosotros con el cobro de cosas. No sólo perderíamos lo irreparable, sino también nuestra casa y nuestro sueldo», escribió.

«Fue una decisión difícil. Por un lado el ideal de luchar hasta el final y por el otro resistir a seguir perdiendo. No era una decisión personal. La compañía de seguros nos hacía bajar por familia de la querella, así que no fue fácil acordar y tomar una decisión: miedos, desestabilidad emocional, stress post traumático. Muy triste y difícil», reflexionó en su cuenta de Facebook.

«Siendo o no querellante, jamás renunciaría al pedido de memoria y justicia. Por eso seguí en ese camino, logramos la expropiación, armamos una Asociación Civil y hoy estamos representados en la Justicia por la Fiscalía», reflexionó, separándose de la querella, que una y otra vez parece remarcar el hecho de que sólo los Gianángelo han llegado al juicio.

«No sé cuáles son los móviles de tanto desprestigio social. Pienso que quizás algún trasnochado quiera manchar la lucha genuina de los familiares de Salta 2141, quizás alguien quiera empoderarse de una construcción de un colectivo de dolientes, que luchó, lucha y luchará porque los responsables paguen y porque Rosario tenga un servicio de gas seguro. Ejerzan empatía, no juzguen a dolientes, sean respetuosos, nada ni nadie tapará nuestra lucha, la que nunca ha claudicado, ni claudicará. Dios perdone a los de palabras que juzgan, antes de ponerse en el lugar de otro», concluyó su mensaje.

El texto completo

…harta ya de estar harta, ya me cansé…

No sé por qué están desprestigiando y criticando a las 21 familias de Calle Salta 2141. En mi caso, jamás dejé de luchar por memoria y justicia. Fuí querellante hasta hace muy pocos meses y, como tantas otras familias evaluamos los riesgos de seguir en la querella. Les quiero recordar que, la Tragedia de Salta 2141, fué y es muy traumática. El poder judicial no nos daba garantías, de no volver a victimizarnos en el juicio; nuestros abogados nos decían que si algún imputado y procesado no tenía responsabilidades, podrían ir contra nosotros con el cobro de costos, quiere decir que no sólo perderíamos lo irreparable , sino también nuestra casa, nuestro sueldo…etc.

Fué una difícil decisión, por un lado el ideal de luchar hasta el final y, por el otro resistir a seguir perdiendo…No era una decisión personal, la compañía de seguros nos hacía bajar por familia de la querella, así q no fué fácil acordar y tomar una decisión: miedos, desestabilidad emocional, stress post traumático etc, etc..muy triste y difícil

De lo que nunca tuve dudas es, que siendo o no querellante, jamás renunciaria al pedido de Memoria y Justicia. Es por eso que seguí en ese camino, logramos la Expropiación, armamos una Asociación Civil y, hoy estamos representados en la Justicia por la Fiscalía.

No sé cuáles son los móviles de tanto desprestigio social, pienso que quizás algún trasnochado quiera manchar la lucha genuina de los familiares de Salta 2141, quizás alguien quiera empoderarse de una construccion de un colectivo de dolientes, que luchó, lucha y luchará porque: los responsables paguen y porque Rosario tenga un servicio de gas seguro. Ejerzan empatía, no juzguen a dolientes, sean respetuosos, nada ni nadie opará nuestra lucha, la que nunca ha claudicado, ni claudicará

Dios perdone a los de palabras que juzgan, antes de ponerse en el lugar de otro

#Salta2141Ju22ticia

Atte Marcela Nissoria

Salta 2141, el juicio: la sobreviviente emblemática que cargó contra todos y se fue aplaudida