Sain le respondió a Traferri, apoyó la investigación y calificó de “vergonzosa” la decisión de no votar el desafuero


Luego de un alejamiento de la prensa y los actos públicos por haberse contagiado de coronavirus, el ministro Marcelo Sain se refirió frente a los medios sobre la investigación sobre juego clandestino, la olla que los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery destaparon y salpicó a dirigentes políticos y funcionarios judiciales. “Me pareció vergonzosa la decisión de no votar el desafuero”, expresó.

Los nombres que ya se conocieron –el senador sanlorencino Armando Traferri, y los ex fiscales Gustavo Ponce Asahad y Patricio Serjal– serían “la punta del iceberg”: el ministro de Seguridad provincial anticipó más “detalles escabrosos” sobre la trama de complicidades políticas, judiciales y policiales en el crimen organizado; y prometió ir a fondo.

Vale recordar que Traferri habló en el recinto tras el rechazo a su desafuero y cargó sin medias tintas contra el ministro, al que apuntó como “el peor de la historia”. Había dicho, entre otras cuestiones, que era sostenido en el cargo para “armar carpetazos” y deslizó el pedido de apartamiento de Schiappa Pietra y Edery, quienes fueron ratificados en sus cargos en la Fiscalía.

Tras la presentación de 17 nuevos móviles para la Policía de Rosario, el ministro habló sobre la causa de juego clandestino que alcanzó a uno de los propios: el senador Armando Traferri. Para refutar a quienes lo acusan de haber armado causas, el ministro recordó que la investigación se inició a raíz de un homicidio –el crimen en el casino City Center– y que a partir de allí se comenzó a desnudar un complejo entramado criminal con complicidades en todos los ámbitos del poder. “Hay gente que habla de armado de causas pero esto empezó con la investigación de ese atentado”, dijo.

“Esta investigación está en una primera etapa, esto recién empieza. Ha involucrado a personas de alta jerarquía en el ámbito judicial y que ya están detenidas. En las audiencias surgen nuevas pruebas, hay material secuestrado y ese contenido no lo conozco pero hay elementos de pruebas que dan cuenta de esta compleja asociación ilícita que tiene por primera vez protección policial, judicial y política”, expresó.

“No nos quedamos con la chiquita, con la más fácil, con los morochitos”, observó fiel a su estilo el ministro y señaló que el “el sistema penal está preparado para meter presos a negritos de barrios periféricos”. “Dimos un paso más”, destacó y señaló de este modo que la investigación no se detuvo en saber quién disparó, sino que avanza sobre el complejo entramado de complicidades. Y anticipó “detalles escabrosos”.

En tal sentido, criticó otra vez que no se haya avanzado en el desafuero del senador y habló de un “peronismo vandorista”. “Desafuero no es condena, es (decir) investiguen tranquilos”, advirtió. Destacó el coraje de Schiappa Pietra y Edery ante la “amenazas tangibles” sufridas y aclaró que las reuniones que mantuvo con ellos fue para brindarles seguridad y asesoramiento. Recordó en tal sentido, su formación y trayectoria en la materia.

“Voy a tomar medidas porque no se puede livianamente decir que un ministro comete delitos de esa gravedad en Argentina. Me siento ultrajado en mi intimidad. Acá en Santa Fe hay gente que tira piñas, cuando vos le pegás una trompada, dicen ‘ay qué agresivo el ministro’. Pero vos me encajaste diez piñas antes, entonces si vos querés boxear bancátela el frote, ¿querés jugar al rugby? Y, algún golpe vas a recibir. Entonces vos no podés livianamente decir que yo dirijo una estructura ilegal de inteligencia, que manipulo fiscales y cometo delitos complejísimos desde una estructura de poder y que quede como un comentario pueblerino, tan típico a veces de la política santafesina”, dijo sobre las declaraciones de Traferri.

“Nosotros no dirigimos la investigación, hay dos valientes fiscales que a mí, como funcionario de Santa Fe, me enorgullece tenerlos en la provincia, que no son como otros ‘Comodoro Py’ del circuito de poder de la provincia. Son dos fiscales dignos que están jugándose la vida, ahora lo podemos decir porque se ventiló algo que no queríamos decir que son amenazas tangibles que obligaron el fin de semana a un traslado inmediato de ellos y sus familias para poder protegerlos, porque estas cosas pasan en esta provincia y mi deber es cuidarlos a ellos. Por eso hemos tenido reuniones muy cerca de aquí donde nosotros fuimos delineando todo un sistema de seguridad para ellos y para nosotros”, relató.

Sain incluso se refirió a la movida política de noviembre pasado en la Legislatura, cuando se sancionaron dos normativas que lo pusieron en una posición difícil: una buscaba sacarlo de la propia cartera de Seguridad con el argumento de su licencia en el Ministerio Público de la Acusación; y la otra controlar los llamados “gastos reservados” de las investigaciones.

Insistió en que fueron normativas para “amedrentarlo” y para que ciertos sectores mantuvieran el control político, pero reafirmó su compromiso. “Acepté el desafío personal de estar aquí, si tengo que volver a la universidad (por su profesión docente), lo haré con mucho gusto, pero ahora iremos a fondo”, prometió.

“Es una trama criminal muy compleja, puede haber más involucrados. El abogado de Traferri pidió el apartamiento de los fiscales, me parece bien, es un buen abogado, que cobre buenos honorarios porque si siguen estos fiscales se la van a ver fulera”, cerró ante la prensa.



+info


Reimputaron a Serjal con más pruebas y un audio recuperado que salpica a Traferri

Rechazan el pedido de Traferri de apartar a los fiscales Schiappa Pietra y Edery