Roy López Molina firmó un compromiso para «terminar con la mafia de los cuidacoches»

Roy López Molina, precandidato a intendente de la ciudad de Rosario por Cambiemos, firmó un compromiso para “terminar con la mafia de los cuidacoches”. El actual concejal, que disputará la interna del PRO con Jorge Boasso, anunció que prohibirá y sancionará “las extorsiones de aquellos que hoy cobran lo que quieren y nadie los frena”.

  • “Desde la Intendencia voy a trabajar para combatir a aquellas bandas organizadas que mediante el apriete y la extorsión han tomado las zonas más concurridas de la ciudad. Voy a terminar con las mafias para que todos los rosarinos vivamos tranquilos”, expresó.
  • En el texto que literalmente firmó de forma pública, se prevén sanciones de hasta cinco días de arresto y/o multas de 50 a 100 unidades UF a quien, sin habilitación por autoridad competente, exija retribución por el estacionamiento, cuidado de vehículos o limpieza de los mismos en la vía pública.

La problemática de los trapitos en las calles rosarinas ya se naturalizó y salir durante los fines de semana a bares o asistir a la cancha para ver a Newell’s o Central supone una cuota aparte para los cuidacoches, muchos de los cuales fijan tarifas elevadas que ponen en riesgo a quienes deciden no contribuir.

Desde Cambiemos a través de sus ediles en el Concejo Municipal se insiste desde hace años para prohibir a los trapitos, mientras que el socialismo y otros partidos apuntaron en su momento a formalizar la situación de esas personas que se dedican al cuidado de vehículos en la vía pública con chalecos reflectarios, aunque muy poco se ha conseguido en ese aspecto. De todas formas, el flagelo de la inseguridad a nivel local y la inestable economía en el plano nacional eclipsan estos otros temas secundarios.