Carlos Rosenkrantz asume como nuevo presidente de la Corte Suprema

Carlos Rosenkrantz, ministro de la Corte Suprema de Justicia, asumirá formalmente este lunes la presidencia del máximo tribunal del país, cargo para el que fue electo el 11 de septiembre pasado, en reemplazo del rafaelino Ricardo Lorenzetti, por decisión mayoritaria de sus pares.

De esta forma, quedará confirmado el cambio en la titularidad de la presidencia de la Corte Suprema al cabo de once años de gestión de Lorenzetti.

La decisión de cambiar la presidencia del tribunal fue adoptada por 4 votos a 1 – voto en disidencia de Juan Carlos Maqueda- y estuvo acompañada por el adelantamiento del comienzo del nuevo mandato al 1° de octubre, ya que la gestión de Lorenzetti vencía el 31 de diciembre próximo.

La actual vicepresidenta, Elena Highton de Nolasco, continuará en su puesto, mientras que Lorenzetti, Horacio Rosatti y Maqueda serán vocales durante los próximos tres años.

La llegada de Rosenkrantz a la Corte Suprema estuvo acompañada por el ingreso de Rosatti el 2 de agosto de 2016, luego de que ambos fueran propuestos para su cargo por el presidente Mauricio Macri.

En un primer momento, Macri intentó designar a ambos ministros por decreto pero tras el rechazo unánime de la oposición cumplió con el procedimiento de enviar su propuesta al Senado, donde finalmente fueron avalados.

Cambio de perfil

Rosenkrantz, hijo de padre judío y madre católica, cumplirá a fines de octubre 60 años e imprimirá a su gestión un rol menos personalista que su antecesor y con menor contacto con los poderosos jueces federales de los tribunales de la Avenida Comodoro Py, según estimaron fuentes judiciales consultadas por Clarín.

El nuevo presidente de la Corte, cuarto y último escalón en la línea sucesoria del presidente de la Nación, encabezará este martes el primer acuerdo de ministros del tribunal sin Lorenzetti como presidente, que tuvo su último acto en esa función el jueves pasado.

En cuanto al contenido más relevante de la agenda que tiene la Corte Suprema, deberá definirse si se debe aplicar o no el índice de actualización de haberes remuneratorios de los trabajadores estatales, así como también hay un fallo pendiente respecto de la constitucionalidad del nuevo esquema de movilidad para jubilados no alcanzados por la reparación histórica.

Asimismo, el tribunal deberá decidir si los funcionarios que ascendieron a jueces deben pagar o no el impuesto a las ganancias.