Rosario marcha contra los transfemicidios en el Día Internacional del Orgullo

Este viernes es el Día Internacional del Orgullo, y en simultáneo con distintas ciudades del país, se llevará a cabo en Rosario la Marcha Nacional “Basta de Travesticidios”. La cita es a partir de las 15.30 en la Plaza San Martín (Santa Fe y Moreno) y culminará en el Monumento Nacional a la Bandera. Al inicio de la manifestación se realizará un abrazo simbólico a la sede de Gobierno provincial, ex Jefatura de policía, donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención durante la dictadura cívico-militar y donde las travestis y transgénero eran detenidas a causa de su identidad. El reclamo será por “el cese de la violencia social e institucional contra las personas travestis/trans”.

El colectivo denuncia “la continuidad de un modelo de represión y violencia institucional perpetrado por las diferentes fuerzas de seguridad a partir de la identidad de género”, y advierten sobre “la persistencia de edictos policiales y códigos contravencionales que se encuentran activos en algunas provincias del país”. También expresan que en la Justicia “la figura de travesticidio o transfemicidio todavía es resistida en algunos tribunales del país para juzgar los crímenes de personas trans”.

Desde la organización de la marcha, definieron a los travesticidios a partir de dos ejes: por acción, entendido como el asesinato directo de personas trans a raíz de su identidad de género, y por omisión, cuando el Estado no garantiza la supervivencia del colectivo obstruyendo derechos básicos, sumando a la sociedad en general como responsable de las múltiples privaciones que sufren a causa de los prejuicios aún vigentes.

Entre los principales reclamos, el colectivo exigirá “el acceso igualitario a la educación, ya que a raíz de la discriminación y la expulsión temprana del hogar, la mayoría no pudo terminar la escuela secundaria”. También aparecen como problemas importantes la dificultad para conseguir un empleo, el derecho a la vivienda, y los problemas para acceder al sistema de salud y la justicia. Un dato que todavía persiste es el promedio de vida que en Argentina se ubica aún entre los 35 y los 42 años.

En esta línea, remarcan el incumplimiento de la Ley de Identidad de Género y del Programa de Salud Integral, lo que genera que muchas personas todavía utilicen métodos inseguros para la readecuación de sus cuerpos. En relación al hogar propio, señalan que nunca fueron contempladas en ningún plan de vivienda nacional, provincial o local. En cuanto a los alquileres, explican que la asociación directa con el trabajo sexual genera que tengan que pagar cifras exorbitantes y que muchas por ésto se encuentren en situación de calle.