Rosario arde bajo el sol: recomendaciones ante las altas temperaturas

El Ministerio de Salud provincial, a través de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal), dio a conocer un informe con recomendaciones necesarias para combatir las altas temperaturas que ya llegaron a la ciudad.

En este sentido, se puso de relieve que durante el verano se debe mejorar la hidratación, ampliar el consumo de alimentos frescos como frutas y verduras porque aportan mucha agua, vitaminas y minerales, y modificar el tipo de preparaciones, incluyendo todos los grupos de alimentos.

De igual modo, es importante cuidar la calidad higiénica de los alimentos, ingerir líquidos con mayor frecuencia, sobre todo si hay exposición al sol o se realiza algún tipo de actividad física, ya que las altas temperaturas, la humedad y una mayor sudoración hacen que el organismo pierda mayor proporción de agua.

El informe indica también que cuando el organismo no puede mantener una temperatura normal y ésta aumenta significativamente, puede ocurrir un episodio conocido como “golpe de calor”, siendo los grupos más vulnerables los niños menores de un año y los mayores de 65.

En este marco, desde la Assal se explicó que para mejorar la hidratación es fundamental incluir agua fría en la mesa durante las comidas y en el escritorio del trabajo, compartirla con quienes lo rodean y tener a mano una botella o termo con agua en la playa o en la pileta, ya que al estar frescos podemos no sentir sed pero se pierde líquido por el movimiento, el calor y el sudor.

Las recomendaciones resaltan la importancia de disponer un recipiente con agua en los lugares donde se está y beber con frecuencia, preparar jugos y licuados con frutas y agua, congelarlos para luego consumirlos cuando se requiera algo fresco y dulce, e incluir en la alimentación frutas y verduras porque ayudan a incorporar agua y nutrientes.

Finalmente, se destacó también como fundamental tomar agua cuando aparece dolor de cabeza, sueño, falta de energía y concentración, ya que pueden ser “llamados del cuerpo” frente a la falta de líquidos.