Qué es Panamá Papers y de qué se los acusa a Macri, Messi y compañía

La investigación Panamá Papers, impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en ingles) y por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, brindará detalles sobre los negocios de 128 políticos y funcionarios del mundo. En la larga nómina aparecen mencionados decenas de argentinos, entre ellos Mauricio Macri, Lionel Messi, Gabriel Heinze, Daniel Muñoz (ex secretario privado de Néstor Kirchner), el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y empresarios ligados al kirchnerismo.

Los hallazgos son el resultado de un año de trabajo por parte del diario La Nación y Canal 13, los representantes argentinos ante ICIJ, y de otros 100 medios, entre ellos los diarios The Guardian, Le Monde, el Miami Herald y la BBC. En total, fueron filtrados más de 11,5 millones de documentos internos de la firma Mossack Fonseca, una agencia panameña conocida por crear y administrar sociedades offshore en paraísos fiscales. La filtración es 46 veces más grande que Wikileaks (251.000 documentos).

El diario Süddeutsche Zeitung recibió los millones de registros de una fuente anónima y los compartió con ICIJ, que convocó a 376 periodistas de todo el mundo. Participaron 76 países que trabajaron de forma colaborativa durante un año, compartiendo hallazgos e información sobre los respectivos países. Los medios que participaron de la investigación no pagaron por los documentos.

Imagen de previsualización de YouTube

De qué se acusa a Macri, Messi y compañía

Según los documentos, Macri estuvo al frente de Fleg Trading Ltd. junto con su padre Franco y su hermano Mariano desde 1998. Estuvo registrada en las Islas Bahamas hasta 2009, cuando el mandatario era jefe de Gobierno porteño. Pero como Macri no fue accionista, el presidente no lo informó en su declaración jurada.

Siendo jefe de gobierno de Buenos Aires, Macri no dio a conocer su vinculación con Fleg Trading en sus declaraciones patrimoniales de 2007 y 2008. Sí declaró una cuenta bancaria de Merrill Lynch en Estados Unidos con USD 2,9 millones en 2007 y 1,9 millones en la misma cuenta en 2008. También declaró USD 158.000 en activos en el extranjero en 2008, pero no especificó su origen ni ubicación.

Por el lado de Lionel, figura junto a su padre Jorge como socio de Mega Star Enterprises. Ambos son investigados en España tras abrir numerosas sociedades offshore para, según la acusación, evadir millones generados por los contratos de su hijo con diversas empresas.

Ahora, de la investigación surge que el 13 de junio de 2013, un día después de conocerse un caso de evasión por €4,1 millones, el jugador y su padre establecieron una sociedad panameña con la que habrían seguido facturando sus derechos de imagen a espaldas de la Agencia Tributaria.

Messi y su padre irán a juicio el próximo mes, para esclarecer la cifra reclamada, junto a otros €10 millones, que habría recibido el futbolista en función de sus derechos de imagen de las diversas marcas comerciales que representa.

Los rosarinos tienen previsto denunciar hoy al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y al diario alemán Süddeutsche Zeitung por la denuncia sobre su vinculación con Mega Star Entreprises, una firma con sede en Panamá y pensada, según documentos, para evadir impuestos.

Qué es una sociedad offshore

Una sociedad offshore es una empresa cuya característica principal es que están registradas en un país en el que no realizan ninguna actividad económica. Los países en los que están radicadas suelen ser paraísos fiscales, para beneficiarse de las ventajas fiscales que éstos ofrecen. Las personas extranjeras que controlan la sociedad utilizan el paraíso fiscal como domicilio legal. A grandes rasgos, tres son las grandes ventajas que aporta: protección de activos, confidencialidad y privacidad, y ventajas fiscales.

Respecto a estas últimas, los tributos que pueden evitarse con una sociedad offshore se encuentran el impuesto de sucesiones, el del patrimonio, los impuestos al consumo o el de la renta. Mientras que los costes se reducen a una cuota de registro, que los sitios especializados cifran entre 200 y 600 dólares al año. Además de un coste de constitución que tampoco suele exceder de los 1.000 dólares.

En el portal Offshorebankshop.com es uno de los sitios con más completa información al respecto. Así lo definen ellos mismos: “La característica principal de una sociedad offshore es que no puede realizar negocios en el territorio donde esté constituida la empresa ya que pasaría a ser una sociedad onshore, es decir, el paraíso fiscal le haría tributar como cualquier sociedad registrada en el país y los tipos impositivos serían muy similares a los de una empresa constituida en un país de altos impuestos”.

Imagen de previsualización de YouTube

Desde este tipo de plataformas se puede constituir una sociedad offshore con mucha rapidez. Por ejemplo, podemos optar por Belize, un país del Caribe Centroamericano que se ubica entre México y Guatemala. Así se resumen las ventajas que acarrea: “No pagará ningún tipo de impuesto al gobierno de Belice incluyendo el Sello de aduana, el único pago será una tasa anual mantenimiento de la compañía que será de 595 euros, fácil y rápida constitución de la sociedad, en 24 horas podríamos tener su corporación. No hay que registrar cuentas, las cuentas no son auditadas, no hay registro público del accionista”.

Para actuar dentro de la ley, una empresa offshore debe cumplir ciertas condiciones: en primer lugar, los directores de la sociedad no deben tener su domicilio en el país de la sede social. La empresa no podrá ejercer actividades comerciales en este país y no utilizar la mano de obra local. Por contra, sí se permite tener un representante de la compañía en el sitio. La sociedad no podrá utilizar la economía de los países de acogida, en particular, en materia de inversión, subsidios y transferencias bancarias.

Fuente: Infobae, La Nación y ABC.es.