Proponen que vecinos puedan podar y extraer árboles peligrosos en Rosario

La concejala María Eugenia Schmuck presentó una iniciativa que permitirá que los vecinos poden y/o quiten árboles potencialmente peligrosos (aquellos con peligro de derrumbe o que destruyen viviendas con sus ramas y/o raíces) de su vereda por su cuenta, siempre y cuando cuenten con autorización expresa de la Municipalidad rosarina.

“Los temporales de la semana pasada pusieron en evidencia un tema por el cual reclamamos mucho en el Concejo: la poda y extracción de árboles que ponen en peligro la integridad física de vecinos y sus viviendas. Queremos agilizar un trámite que llega a durar de seis o siete años a tres o cuatro meses”, señaló la edila.

Actualmente, la única vía posible para extraer árboles es solicitando autorización y esperando que el personal de Parques y Paseos ejecute la intervención.

“Las autorizaciones se hacen en no más de 60 días generalmente, personal del municipio realiza una inspección y elabora un informe del impacto, pero el problema está en la ejecución, puede llegar a tardar siete años, un tiempo realmente ridículo para atender situaciones que muchas veces son urgentes”, planteó.

“Pedimos que una vez elaborado el informe el vecino tenga la opción de contratar una empresa privada que realice la intervención que el municipio autorizó y así acelerar los plazos”, agregó Schmuck.

Esto permitiría que miles de expedientes ingresados en los distritos empiecen a tener una resolución según lo autorizado por la Municipalidad, pero también aparece una preocupación sobre el cuidado medio ambiental y el impacto que esta medida tendrá en la ciudad.

Consultada por eso, la edila radical respondió que “cuando el municipio elabora el informe generalmente señala que por quitar ese árbol debería plantarse otro de determinada especie, eso también deberá hacerlo el vecino y tiene que ver con una responsabilidad en torno al cuidado el medio ambiente que debemos promover”.

“En los casos en donde las empresas intervengan por fuera de lo autorizado por el municipio, las multas son muy severas, de modo que no se tome a la ligera, son intervenciones importantes para el cuidado ambiental de la ciudad, si bien queremos que se simplifique sabemos que es un trabajo que debe hacerse con mucha responsabilidad”, concluyó Schmuck.