Por la caída de consumo, cerró la estación de servicio de 9 de Julio y Oroño

Acorralado por la caída del consumo, el surtidor de 9 de Julio y Oroño decidió retirarse de la actividad, con lo cual el futuro de la fuente laboral de sus empleados es incierta. Mientras tanto, desde la Cámara de Estaciones de Servicios (Cesgar) advirtieron una panorama desolador en el rubro puesto que el mercado de las naftas en 2019 respecto al año anterior cayó un 7 por ciento y un 13 por ciento el diésel.

Si bien los trabajadores del lugar estaban enterados de cese de actividades, la sorpresa se la llevaron los clientes y vecinos del barrio, puesto que se trata de un local con años de antigüedad en la zona. “Esta noticia es una tristeza bárbara, tanto para los empleados como para los que estamos en la calle”, lamentó un cliente asiduo al famoso surtidor.

A la hora de hablar de números, el titular de Cesgar, Daniel Girigone indicó en Canal 5 que “el mercado de las naftas en el departamento Rosario cayó casi un 7 por ciento entre 2019 con respecto al año anterior, mientras que el de los diésel cayó casi un 13 por ciento, con lo cual son números preocupantes”. En tal sentido, precisó que si esos porcentajes se traducen en litros “es como si hubieran cerrado casi cuatro estaciones de servicio”.

Los números que acarrea el sector naftero en el resto del país son preocupantes. La venta de combustibles en las estaciones de servicio cayó 3,5 por ciento interanual en enero y anotó su quinta baja consecutiva, en un mercado en el que se profundiza el traspaso de los productos premium, que descendieron 26 por ciento en el primer mes del año hacia los de menor valor..

Así surge de los datos publicados por la Secretaría de Energía y propios de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), entidad que nuclea a las estaciones de servicio de todo el país.

  • Si a la venta al público se agrega la venta al agro, al transporte público de pasajeros y al transporte de cargas, en cuya demanda -centralmente de gasoil- impacta el nivel de actividad económica, se puede observar que la caída es levemente mayor y llega a 3,94 por ciento.
  • De acuerdo a esas cifras, la venta de combustibles en Argentina tuvo en el arranque del año una caída de 3,58 por ciento interanual, ya que como venía ocurriendo meses atrás el incremento del consumo de nafta súper no compensa la caída sostenida que vienen registrando los productos premium.

Así, en el primer mes del año mientras el consumo de naftas súper creció 4,25 por ciento, la caída de las naftas premium fue de 26,04 por ciento, en tanto que la baja del gasoil premium fue de 6,72 por ciento. La migración de parte de la demanda hacia un tipo de consumo de menor calidad y precio fue una característica del análisis del sector en 2018.

Enero es el quinto mes consecutivo que registra valores negativos superiores a 20 por ciento en la venta de naftas premium, mientras la súper mantiene un ritmo de crecimiento mes a mes de 5 por ciento promedio.

En la venta general de combustibles al público, la retracción de 3,58 por ciento de enero anota así su quinta caída consecutiva y en 2018 cerró con balance negativo tras registrar un primer cuatrimestre de aumento del consumo, un segundo de estancamiento y el tercero de retracción.

Con estos datos a la baja, 2019 empieza con la misma tendencia, y con esta incidencia se observa que de manera consolidada las naftas premium y súper disminuyeron 5,8 por ciento, mientras que en los diésel fue de 0,68 por ciento.

En cuanto al mercado de combustibles líquidos al público, la petrolera YPF se mantiene al frente con 56,5 por ciento de participación, seguida por Raizen -operadora de la marca Shell- con 19,6 por ciento, Axion 12,8 por ciento y la holandesa Trafigura -a través de la marca Puma- con 7,5 por ciento.