Por grave denuncia, investigan si un joven fue golpeado en una comisaría

La familia de un joven de 18 años que se encuentra detenido en una seccional de barrio Agote se presentó el martes pasado en Tribunales para plantear un habeas corpus a favor del muchacho que, según refirió, fue golpeado dentro de la comisaría por personal de otra dependencia para que se hiciera cargo de un delito que no había cometido. El requerimiento recayó en el Juzgado de Instrucción de la 8ª Nominación que hizo lugar al pedido de asistencia médica y ordenó el traslado del interno a la vez que inició una investigación por apremios.

Según expresó la defensa del joven, a cargo de Marta Macat y Daniel Kantor, entre el lunes a la noche y el martes a la mañana su cliente fue golpeado dentro de la comisaría 7ª donde se encontraba detenido desde hacía 20 días acusado de un presunto hecho de robo.

En tanto, Verónica, madre del interno, dijo que su hijo le contó que dos policías de una brigada de la Unidad Regional II ingresaron a su celda y le pegaron porque querían que se haga cargo del homicidio de un policía.

Ante esto, la letrada Macat se presentó en la comisaría donde observó a su cliente con golpes de distinta índole. “Lo encontré en un estado desastroso”, sostuvo la defensora. Por lo que ese mismo día la abuela del detenido –patrocinada por los letrados Macat y Kantor– presentó un habeas corpus para que su nieto reciba atención médica.

Su mamá Verónica explicó que su hijo tenía la cabeza muy golpeada y sufrió la perforación de un tímpano a consecuencia de los golpes recibidos. Y agregó que se enteró del hecho por su madre, que había ido a visitar al joven y lo encontró lastimado, entonces se presentó en la dependencia policial donde esperó para verlo.

Desde la comisaría le permitieron tener contacto con el detenido fuera del horario de visita, resaltó la mujer, y agregó que frente a los superiores de la dependencia su hijo afirmó que nuevamente fue golpeado cuando lo sacaron de la celda para verla, lo que generó la intervención del jefe de la dependencia, según refirió la mujer.

Verónica expresó además que su hijo le dijo que dos policías le pegaron en las costillas porque ella estaba molestando, sostuvo la madre del joven detenido, cuyos datos se mantienen en reserva.

Siempre según el relato de la mujer, el detenido identificó a sus agresores y le escribió una carta a su madre donde afirmó que le habían pegado. “Estoy todo desfigurado”, refirió en el escrito y agregó: “Quieren que me haga cargo de un homicidio y yo no lo maté”, sostiene la esquela.

Ante ello, la abuela del joven presentó un habeas corpus donde requirió asistencia médica, que ya fue efectivizado por el Juzgado de Instrucción 8ª donde tramita la presentación. A su vez, se dispuso el inicio de una causa por apremios y se ordenó el traslado del joven a otro lugar de detención.

Fuente: Diario El Ciudadano.