Piden operativos de prevención y control para fiestas callejeras de Año Nuevo en Rosario

El concejal Carlos Cardozo, del bloque Unión PRO Federal, presentó una solicitud al Ejecutivo Municipal para organizar operativos de prevención y control coordinados por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, la GUM y Control Urbano para evitar desmanes en fiestas callejeras como ocurrió los años anteriores en Rosario.

“En virtud de lo acontecido en la Nochebuena en la esquina de Carrasco y Díaz Vélez y Carrasco, en el barrio Lisandro de la Torre, de lo sucedido en años anteriores para Año Nuevo en la zona de Crespo y Zeballos y otros lugares de la ciudad, y teniendo en cuenta que por redes sociales se está convocando a fiestas informales en esa última esquina, en la intersección de Vila y Agrelo y Uspallata y Siria, en barrio Sarmiento”, ejemplificó el edil.

“Tenemos testimonios de lo sucedido el sábado pasado en Carrasco y Díaz Vélez, donde se instalaron cabinas de disc jockey, consumo descontrolado de alcohol en la vía pública, reclamos de vecinos que pasada cierta hora pretendían descansar y un final violento con un patrullero policial de la provincia agredido y una posterior represión producto de esa agresión, por lo que pedimos que, con el tiempo adecuado, se tomen las medidas para que esa situación no se repita en ese u otros lugares de la ciudad”, destacó Cardozo.

“¿Para qué tenemos una normativa que regula la nocturnidad y la diversión pública si cualquiera organiza fiestas sin ningún tipo de permiso en la vía pública? Si año tras año se repiten e incrementan situaciones de descontrol en las mismas esquinas de la ciudad en Año Nuevo y esa costumbre ahora se reitera para Navidad, ¿por qué la Municipalidad de Rosario no toma las medidas preventivas necesarias para garantizar una diversión segura y la seguridad de los vecinos de cada barrio donde se da esta anomalía?”, preguntó el concejal del espacio Cambiemos.

“Una política inteligente sería promover festejos masivos en lugares seguros, como alguna vez sucedía en el Balneario La Florida y no dejar proliferar estas fiestas espontáneas (que ya no lo son tanto porque si las convocatorias se repiten en los mismos lugares quiere decir que se podrían tomar medidas y no se tiene la voluntad política de hacerlo) que más temprano que tarde van a terminar en un hecho preocupante, como estuvo a punto de pasar en la Nochebuena cuando tras impactar una botella contra el parabrisas de un patrullero se desató una refriega”, indicó Cardozo.

“Apelamos a la sensatez de la administración municipal y pedimos que se extremen las precauciones para evitar situaciones irreparables”, finalizó.