Perotti suspendió la designación de cargos docentes sin concurso

A través de la firma del decreto 89, el gobernador Omar Perotti ordenó suspender todos los contratos, designaciones y subrogancias en la Administración Pública que fueron avalados por Miguel Lifschitz con posterioridad al 10 de junio.

El mandato incluiría además “la designación con carácter de titular en cargos docentes y horas de cátedra, sin haberse verificado el concurso que a esos fines dispone el régimen de la carrera docente aprobado por el Decreto N° 3029/12, o en los que la designación en esa condición haya recaído en personas que carezcan del título cente exigido por el mismo”.

La decisión se basa en el artículo 15º Bis de la Ley Nacional de Responsabilidad Fiscal que establece que durante los dos últimos trimestres del año de fin de mandato de cada administración no se podrán realizar incrementos del gasto permanente.

El gobernador Perotti puso bajo la lupa todos los movimientos de la administración del socialista Lifschitz. El Ministerio de Educación no quedó exento y el flamante mandatario tiene bajo análisis “todos los actos administrativos emitidos con posterioridad al 10 de junio que dispongan designaciones de personal afectando cargos vacantes de la planta permanente, temporaria y contratada”.

Por decreto, definió la suspensión de la designación en sus cargos de docentes y horas cátedra “sin haberse verificado concurso”. La medida también dispone la conformación de una comisión revisora, al mismo tiempo que “suspende la realización de nuevos llamados a concursos” y “las convocatorias en marcha” a la fecha.

“Si hay cosas que se tienen que investigar, que se investiguen, pero deben respetarse los acuerdos paritarios y los concursos realizados en ese marco”, dejó en claro el titular de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, que no ahorró críticas a la nueva gestión, que “vergonzosamente aún no designó a los directores regionales”.

El inicio de la gestión provincial aparece tan tensa como lo fue la transición. Ya en las primeras horas en su cargo, la ministra de Educación santafesina, Adriana Cantero, hizo referencia en una entrevista radial a la cantidad de “cosas por revisar y reordenar”.

“Desde el punto de vista administrativo estamos sorprendidos por los movimientos de gente en los últimos dos meses y no hablo de las paritarias”, había señalado días atrás la flamante funcionaria al programa Despacio Escuela. “Las colonias de vacaciones sorprendentemente no tienen previsión de financiamiento y estamos trabajando para dar respuesta a eso. Incluso, parte de las horas que históricamente el ministerio conserva a las colonias, fueron utilizadas en los últimos meses en otras áreas”, había señalado.

Las declaraciones no hicieron más que anticipar lo que el gobernador rubricó formalmente a través del decreto Nº 89, que puso en la mira las designaciones que la gestión Lifschitz llevó adelante a partir del 10 de junio pasado, incluso a través de 166 decretos firmados por ex gobernador que corresponden a 341 cargos y funciones vacantes subrogadas.

Perotti suspendió así “todos los actos administrativos y contratos” desde el 10 de junio pasado, y en el artículo 2º apuntó a “las designaciones en cargos docentes y horas cátedra, sin haberse verificado concurso que a esos fines dispone el régimen de la carrera, o en los que la designación haya recaído sobre personas que carezcan del título docente exigido”.

Como en el resto de las áreas de gobierno, los cargos y las horas cátedras en cuestión quedarán a revisión de la comisión creada ad hoc en el marco del Ministerio de Gestión Pública, que determinará la “legalidad” de los procedimientos.