Pedirán la prisión perpetua de Cristian Romero por el femicidio de Julieta en Berabevú

Cristian Romero, único detenido por el femicidio de Julieta Del Pino en Berabevú, quedó imputado por el delito de “homicidio agravado por el vínculo en contexto de violencia de género” y la Justicia ordenó su prisión preventiva. La Fiscalía avanzará en la recopilación de pruebas y pedirá la prisión perpetua al considerarlo responsable de “femicidio agravado”. El defensor público que asistió a Romero solicitó una pericia psiquiátrica

El hombre de 28 años, quien era compañero de trabajo del hermano de Julieta y había tenido una relación sentimental en el pasado, fue procesado por la jueza de la investigación preparatoria de Melincué, Silvina Marinucci, a pedido de los fiscales del caso, Matías Merlo y Susana Pepino.

Existen una serie de agravantes, uno es la relación no de pareja formal ni de novios, sino los testimonios que acreditan que se vieron en reiteradas oportunidades; que Julieta lo había bloqueado de su celular; y la insistencia del femicida para verla con excusas. “Esta circunstancia es un agravante, él tenía una relación con esa persona. También hemos agravado la situación con violencia de género lo que significa que es un femicidio en contexto de género, la sometieron y la subordinaron”, advirtió.

Además, se tomaron declaraciones de amigas de la chica, quienes esgrimen que ella había tenido una relación sentimental no formal con el joven, que “en un momento se había cortado y ella lo había bloqueado”.

El funcionario del Ministerio Público de la Acusación se refirió luego a los elementos de prueba hallados y que comprometen a Romero, como las imágenes de las cámaras de seguridad de Berabevú “donde se ve a Julieta a las 23 pasando con su bicicleta e inmediatamente atrás pasa el vehículo del imputado”.

Julieta fue hallada enterrada en el patio de la vivienda de Romero en la noche del sábado 25 de julio, luego de un allanamiento ordenado por la Fiscalía. La joven de 19 años salió de su trabajo en un kiosco cerca de las 23.30 y le mandó un audio de WhatsApp a su madre para que le caliente la comida porque iba para su casa. Pero nunca llegó. Una cámara de seguridad la registró cuando pasaba por un club del pueblo, llegó a cruzar las vías del tren a tres cuadras de su hogar. A la medianoche su teléfono dejó de tener señal.

Las cámaras de seguridad también registraron otros movimientos esa noche. El auto de Cristian Romero circulaba por el pueblo a la misma hora que desapareció Julieta. El imputado, de 28 años, a quien llamaban “Chori”, también era compañero de trabajo del hermano de la víctima.