“Pedile dos kilos de asado”: juzgan a Guille Cantero por un secuestro frustrado que dirigió desde la cárcel

El condenado líder de la banda Los Monos, Ariel ‘Guille’ Cantero se enfrentará nuevamente a la Justicia esta semana como acusado de secuestro extorsivo. ‘Guille’ Cantero (30) será enjuiciado desde el miércoles próximo ante el Tribunal Oral Federal en lo Criminal 3 de Rosario como presunto organizador de un secuestro extorsivo que habría dirigido desde la cárcel de Coronda en septiembre de 2017. De acuerdo con la investigación, el 9 de septiembre, alrededor de las 19.30, dos hombres que se movían en un auto capturaron a un joven en la esquina de Bulevar Seguí y Espinillo, en el sur de la ciudad de Rosario.

“Le cubrieron la cabeza y, tras circular durante un tiempo, el hombre fue obligado a descender en un galpón, donde también permaneció con los ojos cubiertos”, señaló el requerimiento de elevación a juicio, al que accedió Télam.

En ese momento, los secuestradores advirtieron que la víctima no era la persona que querían secuestrar para pedir rescate y se comunicaron telefónicamente con Cantero -que estaba preso-, a quien le dijeron que se habían “confundido feo” ya que no coincidían los rasgos físicos ni la ropa de la persona que pretendían raptar.

En las escuchas telefónicas que fueron incorporadas al expediente quedó establecido que “Guille” pidió hablar con la víctima, quien le refirió que trabajaba en una empresa metalúrgica y que su padre era carnicero, lo cual corroboró que efectivamente habían secuestrado a la persona equivocada.

“Una vez asumida la confusión, Cantero comunicó a sus cómplices la intención de aprovechar la consumada privación de la libertad del hombre para obtener una disposición patrimonial a cambio de su liberación, materializada a través de la exigencia de ‘un par de kilos de asado’“, indicó la acusación. El joven fue liberado un rato más tarde sano y salvo.

Uno de los acusados de ejecutar el secuestro, Ezequiel David “Parásito” Fernández, fue acribillado a balazos el 17 de abril de 2018. Su hermano Nahuel Fernández fue otro de los sospechosos detenidos tras el secuestro, aunque fue finalmente desligado del caso, por lo que Cantero será el único acusado en el juicio que comenzará el miércoles y seguirá el jueves.

El jefe de Los Monos suma dos condenas previas a este juicio: a 22 años de reclusión por un homicidio y como organizador de una asociación ilícita y a 15 años como líder una banda narco.

El hecho

Fue el sábado 9 de septiembre de 2017, poco después de las 19 horas: dos hombres en la esquina de Boulevard Seguí y Espinillo obligaron a un joven de poco más de 20 años a subirse a un Ford Focus a punta de pistola. De allí, lo llevaron al galpón, con los ojos vendados. 

Los captores comenzaron a perder la calma alrededor de la víctima vendada. El joven raptado claramente no era el blanco original. “Nos confundimos feo”, decían los secuestradores por teléfono a un tal “Tío”, el presunto jefe de la operación: “Este pibe no tiene un lunar, no tiene campera. Es otro, nada que ver, amigo”, le advirtieron. “Uh, y bueno, llevátelo igual, esperemos un rato a ver qué dice”, respondió el “Tío”, quizás para cubrirse.

El “Tío”, del otro lado de la línea, pidió saber su nombre. Le revisaron el DNI para corroborar su identidad. La víctima no era una presa jugosa, el hijo de un empresario, sino un trabajador metalúrgico, hijo de un carnicero, que salía de jugar al fútbol con amigos. Al enterarse, el “Tío” dijo, tal vez jocosamente, con un poco de ironía, a los captores en el galpón: “Pedile dos kilos de asado”. La víctima fue liberada ilesa poco después a pocas cuadras de donde había sido interceptada. 

Guille Cantero, al borde de otro juicio por ordenar un secuestro desde la cárcel de Coronda