Parto respetado: los avances en el Hospital Roque Sáenz Peña

A partir de las prácticas enmarcadas en el paradigma del parto respetado, en el Hospital Roque Sáenz Peña se registró en 2018 una disminución en las derivaciones a las salas de neonatología de un 15% (año 2005) a un 8%, y la baja de los casos de Síndrome de Taquipnea Transitoria (STT) de 79 casos (6 por mes) en 2013 a 29 casos (equivalente a 2,4 por mes).

  • El STT es una dificultad respiratoria de los recién nacidos producto de la remanencia o permanencia de líquido amniótico en los pulmones. Generalmente, se debe dar intervención neonatológica en una unidad de cuidados intensivos o intermedios para resolver la situación.
  • El término parto respetado hace referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de las mamás y los hijxs en el momento del nacimiento. Además, se genera un espacio familiar para que la mamá, su bebé y sus vínculos afectivos sean los protagonistas, y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.

Bajo este paradigma, accediendo a un ambiente confortable y tranquilo, evitando el exceso de intervenciones medicamentosas en el acompañamiento del parto (por ejemplo evitando el uso de occitocina artificial en la inducción de un parto), respetando el tiempo del contacto piel con piel entre el bebé y su mamá y con el consiguiente descenso del número de cesáreas, además de los indicadores en relación a la calidad de la formas de parir de las mamás se evidencia una absoluta reducción del STT en los nacimientos.

Desde su inauguración en junio de 2017 hasta octubre del año pasado, en el Área de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña se realizaron 3.238 partos con la modalidad de parto y nacimiento respetado, donde los equipos de trabajo permanentemente asisten y acompañan la elección de las mujeres al momento de parir, respetando sus decisiones.

En el 71% de los casos, se utilizó algún método no farmacológico (herramientas que se implementan para la relajación durante el trabajo de parto). Así, un 39.9 % de las madres utilizó la ducha para relajarse, un 58% apeló al baño de inmersión, 22% a masajes, 20% eligió la pelota para esferodinamia, un 16% optó por parir sentada en el banco de parto, 15% usó telas y un 2,5% decidió ambientar el lugar con música relajante.

A raíz del uso de estas herramientas para mitigar los dolores, la colocación de occitocina (hormona para estimular las contracciones) se redujo de un 78 a un 23%. Pero, además, disminuyó la rotura artificial de las membranas ovulares (rotura de bolsa) de un 82 a un 16%, las episiotomías (corte que se realiza en la vulva para prevenir desgarros) pasó de un 25 a un 4%, se redujo la colocación de sueros intravenosos de un 80 a un 35%, mientras que las prácticas de la ligadura de cordón oportuno se da en un ciento por ciento.

Fuente: Telefé Noticias (informe de Evelyn Arach).