Otro crimen narco: mataron a un traficante en zona sur

Luis Roberto Medina, un empresario rosarino que estaba sindicado y era investigado por autoridades de Seguridad de la provincia como uno de los referentes del narcotráfico en la zona oeste de Rosario, fue asesinado en la mañana de este domingo al recibir una lluvia de disparos mientras circulaba en su automóvil por la zona sur de la ciudad.

El hecho se registró alrededor de las 6 de este domingo en avenida Belgrano, en la mano que va hacia el sur, en el tramo entre Ayolas y Uriburu, a unos 300 metros de la primera en jurisdicción de la comisaría 16ª, cuando la víctima se desplazaba en un Citröen DC3 rojo junto a una mujer veinteañera, luego identificada como Justina María Castelli Pérez, que también falleció en el ataque.

Según información recogida por el diario La Capital, Medina fue interceptado por dos automóviles uno de los cuales se cruzó delante de su vehículo mientras desde el otro abrían fuego. En el lugar del hecho se hallaron más de una veintena de vainas calibre 9 milímetros. Tanto el conductor como su acompañante murieron tras ser alcanzados por tres proyectiles cada uno.

El fallecido era investigado por parte del Ministerio de Seguridad santafesino y por la Secretaría de Delitos Complejos dependiente del mismo por la diversificación de sus activos algo que era relacionado con actividades involucradas con el narcodelito.

Medina, de unos 35 años, era también sindicado como el verdadero propietario, oculto por testaferros, de la franquicia local del conocido boliche Esperanto, discoteca ubicada en Presidente Roca 1463 que levantó mucha polvareda antes y después de su habilitación ya que también fue mencionada como fachada para actividades delictivas. La franquicia finalmente fue dada de baja en febrero de 2013 por incumplimientos contractuales, tal como confirmaron sus propietarios.

Asimismo el baleado, que poseía antecedentes por tenencia ilegal de armas de guerra y era propietario de una agencia de venta de autos en la zona oeste, fue nombrado por diversos funcionarios y allegados al área de Seguridad del gabinete provincial ni bien conocido el atentado contra la casa del gobernador Antonio Bonfatti, como uno de los ideólogos del ataque, hipótesis que con el devenir de las pesquisas fue perdiendo peso. Inclusive su abogado había realizado una presentación judicial por la que Medina se ponía a disposición de los investigadores en dicha causa.

Medina tenía emprendimientos registrados junto a su compañera Daniela Natalia Ungaro, como las sociedades Lumed y Yazmin. Daniela es integrante de una conocida familia rosarina ligada al delito, estuvo detenida varias veces acusada de distintos ilícitos, y su hermano, Lelio “Chapita” Ungaro, fue vinculado con el asesinato del ex líder de la barrabrava de Newell’s, Roberto “Pimpi” Camino, en marzo de 2010.

Fuente y fotografía: Diario La Capital.