Otra suba de los combustibles: terminó el congelamiento y los precios aumentan un 5% promedio

Luego de 90 días, este miércoles culminó el plazo que estableció el Gobierno -vía decreto- para el congelamiento del precio de los combustibles, y es inminente la suba en naftas y gasoil en torno al 5% y 6%. Desde el Poder Ejecutivo decidieron no prorrogar la medida porque consideran que cumplió su objetivo de contener una escalada de precios aún mayor tras la profundización de la crisis luego de las elecciones Primarias del 11 de agosto. Por lo que desde las primeras horas de este jueves, las petroleras disponen de total libertad para fijar su política comercial.

Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), manifestó el pasado martes en diálogo con Radio La Red: “Hay grandes posibilidades de que haya una actualización de los precios de los combustibles el jueves, de entre 5% y 6%”.

Las compañías petroleras aseguran que los precios de las naftas y el gasoil tienen un atraso del 15% pero estiman que a partir de ahora las subas se irán haciendo de forma gradual y escalonada hasta llegar a ese porcentaje. Por otro lado, el 1° de diciembre, por ley, hay una actualización de los valores de los impuestos que se aplican a los combustibles, lo que podría generar otro aumento de precios.

Las petroleras están a la expectativa de la asunción de Alberto Fernández por un eventual llamado a un acuerdo social que incluya una política de precios restrictiva, por lo que prevén anticiparse dado que de lo contrario las encontraría con un atraso importante en relación a otros sectores de la economía que aplicaron aumentos desde agosto.

“La idea es aprovechar la ventana hasta el cambio de gobierno para achicar un poco más la brecha”, dijeron en una petrolera. Del último aumento del 5%, dispuesto a partir del 31 de octubre, casi 1% correspondió a una suba de impuestos (treparon 6%) y el otro 4% “se repartió entre los biocombustibles y las petroleras. “Sería lógico que aumenten algo más para compensar a productores y refinadores y en diciembre vuelvan a ajustar el impuesto”, señalaron desde la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha).

El precio de los combustibles que se ve reflejado en los surtidores de las estaciones de servicio depende de varios factores: el precio internacional del crudo, el valor del dólar, los impuestos a los combustibles (el Impuesto a los Combustibles Líquidos y el impuesto al dióxido de carbono) y el precio de los biocombustibles. Los impuestos a los combustibles se actualizan por trimestre sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec.