Operativo Verano: detectaron casi 400 casos positivos de alcoholemia en las rutas santafesinas

El gobierno santafesino duplicó la cantidad de controles de alcoholemia en las rutas provinciales respecto al mismo período del año pasado y como consecuencia de los mismos se detectaron un total de 395 casos positivos en los meses de enero y febrero.

“Durante el período enero-febrero 2020 los agentes de la Policía de Seguridad Vial llevaron a cabo 3.529 operativos de control vehicular y alcoholemia en más de 28 puntos fijos y móviles de todo el territorio provincial”, afirmó el subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Osvaldo Aymo.

El funcionario destacó como dato más representativo de la eficacia de los controles a la cantidad de tests de alcoholemia tomados a conductores, un total de 10.600 entre enero y febrero, contra los 5.040 del mismo período de 2019.

“Los resultados positivos detectados también fueron mayores ya que en los dos primeros meses de este año se encontraron 395 positivos mientras que en 2019 fueron 267”, destacó.

“Estos casos sólo pueden ser visibilizados a través de controles exhaustivos, frecuentes y sostenidos, además de aleatorios y con la mayor cobertura geográfica posible. La impunidad de la transgresión se termina con un Estado presente y decidido a modificar las conductas”, enfatizó Aymo.

Durante el período citado, la provincia fiscalizó 91.000 vehículos con el objetivo de garantizar las condiciones reglamentarias de circulación tales como uso del cinturón de seguridad en todos los ocupantes del vehículo, consumo de alcohol, portación de documentación obligatoria, uso de luces bajas, sistemas de retención infantil.

Como resultado de esos controles de diversa índole que generaron el labrado de 18.700 actas.

Acerca de cuáles fueron las consecuencias para los automovilistas que dieron positivo de alcoholemia, Aymo explicó: “Tuvieron consecuencias graves tales como la retención de la licencia de conducir y del vehículo, la posterior inhabilitación para la conducción, más el labrado del acta de infracción con la sanción económica acorde”.

El funcionario detalló que desde el 27 de enero hasta el 28 de febrero se llevaron a cabo 31 operativos, en los cuales se fiscalizó a 641 choferes. La alcoholemia fue una de las principales conductas revisadas, con 531 tests realizados, de los cuales 111 casos fueron positivos, algunos con niveles muy altos como por ejemplo el de la conductora de un remís, con 1,40.