Nicolás Paladini rechazó la denuncia de la Afip y negó haber usado facturas truchas

El empresario rosarino Nicolás Paladini, presidente de Biocom SA y esposo de la modelo Rocío Guirao Díaz, rechazó la causa penal impulsada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), en la que lo acusan del presunto delito de aprovechamiento indebido de tributos.

“Son todas blasfemias que estoy relacionado con facturas apócrifas y que soy un deudor”, sostuvo el empresario, quien además agregó que la firma que encabeza junto a sus familiares “no tendría que ser juzgada” por el hecho que le imputan y apuntó que las facturas “apócrifas” por la que es investigado correspondían a un proveedor habilitado por el Estado.

“Le compramos a un productor que tenía problemas con el Afip y por eso es que nos empezaron a investigar a todos. Pero como uno es Pérez, el otro es Gómez y el otro es Juan, Afip fue contra Paladini porque si no, ¿contra quién iban a ir?”, afirmó un tanto indignado.

El empresario, quien además sufrió un embargo de un millón de pesos y la inhibición general de sus bienes por decisión del Juzgado Federal 3 de Rosario, a cargo del juez Carlos Vera Barros, habló en el programa “Nosotros a la mañana”, que se emite por El Trece.

La causa busca determinar si la empresa Biocom SA, de la que Nicolás Paladini es titular, percibió indebidamente $ 1,8 millones en concepto de reintegros de exportación, por medio de la presentación de facturas apócrifas de supuestas operaciones con proveedores también apócrifos.

Según esa investigación, la empresa operaba a través de un conjunto de sociedades y personas físicas que actuaban en el mercado de granos como productores y vendedores de cereal, para que la firma imputada computara crédito fiscal a su favor en las declaraciones juradas.

“Estoy tranquilo”, arrancó diciendo el presidente de Biocom S.A., quien agregó: “Me pone un poco triste la forma en que los medios han tomado esta noticia. No tiene nada que ver. Pero el tema del proceso no es algo que me preocupe. Los medios dicen cualquier cosa, que estaba relacionado con facturas apócrifas, que soy un deudor… esas son todas blasfemias”.

“Esta causa es de 2007. Nosotros teníamos una empresa familiar, con mi viejo y mis dos hermanos. Hacíamos expeler de soja. Exportábamos a Chile y el aceite lo vendíamos en el mercado interno. La empresa la radicamos en ese momento en Córdoba porque es una zona muy sojera. Y en este negocio, por el costo del flete, que es caro, convenía radicarse ahí”, agregó el empresario rosarino.

“Como toda industria, nosotros teníamos un montón de proveedores, que son quienes nos suministraban la materia prima, la soja, para procesarla. Todos de la zona. Empezamos a comprar a varios. Siempre en el proceso previo a comprarle a cualquier productor lo que hace el contador es pedirle la habilitación de la Afip. De esa manera siempre nos hemos manejado, están todos los registros”, aclaró Paladini.

Y cerró: “Hubo un proveedor que tuvo problemas con la Afip, por facturas apócrifas, entonces la Afip comenzó a investigar a todos los que le comprábamos a esta persona. Nosotros quedamos implicados por haberle comprado a esta persona. Dicen que debíamos haber corroborado que esta persona tenía el volumen productivo para poder entregar esta soja”.

Paralelamente, la empresa Biocom S.A. envío un comunicado a la producción del programa de Fabián Doman, aclarando la situación, que entre otras cosas asegura que “todas las operaciones” de la empresa “fueron realizadas conforme a derecho” y que “todos los proveedores estaban inscriptos en el Registro Fiscal establecido por Afip” para ese tipo de acciones.

Además de que “todas las compras se abonaban de conformidad a la ley anti evasión” y “nunca se cuestionaron las compras que se hicieron”. En tanto, “siempre se pagó el IVA de cada operación”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Nicolas Paladini (@nicolas_paladini) el

El comunicado completo

“La empresa Biocom S.A, ubicada en la provincia de Córdoba, producía y exportaba expeler de soja comprando a productores de la zona.

“Como todo exportador, cobraba reintegros fiscales por cada exportación. Todas las operaciones fueron realizadas conforme a derecho. Todos los proveedores estaban inscriptos en el Registro Fiscal que es un registro especial establecido por Afip para este tipo de operaciones.

“Cada una era materializada de conformidad a lo establecido por la reglamentación. Todas las compras se abonaban de conformidad a la ley anti evasión. Nunca se cuestionaron las compras que se hicieron. Siempre se pagó el IVA de cada operación.

“Se controlaban los antecedentes de cada proveedor antes de iniciar cualquier operatoria comercial, se verificaba que era un activo operador del mercado con otras industrias y hasta se informaba a AFIP que se iniciaría la comercialización con dicho proveedor para que eventualmente sea el organismo el que dispusiera advertencias. Por controles internos, si alguno de estos proveedores era excluido del Registro Fiscal, la empresa cesaba inmediatamente toda operatoria de compra. Y, eventualmente, si se tenía conocimiento de que el proveedor había incurrido en alguna inconducta o ilícito, se los informaba al órgano de control.

“El Tribunal dictó el procesamiento sin producir ninguna prueba para corroborar los hechos, no está firme y está siendo apelado por mi parte ya que obré siempre de manera lícita y con buena fe. Confío en que el tiempo y la Justicia me darán la razón”.