Muerte en operativo policial en la zona sudoeste: investigan si fue un caso de gatillo fácil


Rosario sumó la séptima víctima fatal en un hecho violento en lo que va del año. La Fiscalía de Homicidios Dolosos investiga si se trató de un caso de gatillo fácil y si hubo una adulteración de un procedimiento en la muerte de Rafael Venialgo Acosta, de 55 años y ciudadanía paraguaya, quien falleció a raíz de un disparo policial en medio de una persecución que realizó el comando radioeléctrico en la zona sudoeste de Rosario. Por este hecho hay dos efectivos del comando radioeléctrico que serán investigados, y uno de ellos está demorado.

El crimen ocurrió esta madrugada en el pasaje 1821 al 4900, donde los policías ingresaron a la vivienda para intentar dar con el hijo de la víctima, a quien venían persiguiendo por 15 cuadras por intentar violar una restricción de acercamiento a la casa de su expareja. Luego viene la escena que el fiscal de Homicidios Dolosos Adrián Spelta intenta reconstruir en base a las versiones aportadas por la policía y la de los familiares de la víctima.

“Sucedió a raíz de una búsqueda de paradero de una persona que había violado una restricción de acercamiento a una propiedad hacia su exesposa. Lo que manifiestan los policías es que fueron en procura de este sujeto y lo vieron en la puerta de la casa de la víctima, quien resiste el ingreso de los efectivos. A raíz de esta resistencia, la víctima tomó un machete e intentó defenderse y luego recibió un disparo de escopeta, cuyo proyectil antitumulto le impacta en el rostro y le provoca la muerte”, a pesar de ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

Respecto a la versión del procedimiento policial, una vez que los efectivos ingresaron a la vivienda donde intentó refugiarse el hijo de la víctima, Spelta precisó que en los audios del 911 “se escucharon golpes y rotura de vidrios cuando cuando los efectivos irrumpieron en la vivienda, cuando le piden que se tire al piso y luego el disparo”.

Pese a no contar con una orden de allanamiento, la versión policial indica que los policías ingresan legalmente porque al ir en persecución de una persona eso los habilita a entrar a la propiedad. Sin embargo, se investiga en qué circunstancias disparan y le provocan la muerte a Acosta, ya que su hijo se dio a la fuga y aún está prófugo.

“Uno de los policías está demorado y estamos tratando de corroborar los dichos encontrados de ambas versiones para tomar una decisión”, anticipó Spelta, quien señaló que “si corroboramos lo que dice la familia, estaríamos hablando de un allanamiento ilegal y un homicidio como consecuencia de un procedimiento irregular. Y, además, de una adulteración del instrumento público utilizado por los efectivos para documentar el hecho”.