Megaoperativo en Rosario: cayeron la Tata Medina y el Clan Moyano; la palabra de Bullrich

Dos bandas investigadas en causas por narcotráfico fueron desbaratadas en la madrugada de este sábado en un megaoperativo que realizaron las cuatro fuerzas federales en Rosario. Fueron en total alrededor de 400 los efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Prefectura Naval, Gendarmería y la Policía Federal que desplegaron casi 40 allanamientos de manera simultánea, bajo un protocolo de actuación conjunta impulsado por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Como resultado, un total de 14 personas fueron detenidas, acusadas de formar parte de las bandas de Olga «La Tata» Medina y el Clan Moyano, en la zona norte de Rosario. En particular, ambas fueron investigaciones iniciadas por la PSA, en uno de los casos junto a Prefectura.

Ocho personas fueron arrestadas como parte de la banda Olga Medina, de 52 años. Su nombre apareció de manera reiterada en crónicas policiales, incluidos allanamientos por comercialización de drogas en 2014.

Fueron 25 los procedimientos en el marco de esa investigación, realizada fundamentalmente por la propia PSA y Prefectura en tareas de campo, coordinadas por la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y la Fiscalía Federal N°1 de Rosario, a cargo de Guillermo Lega. El juez Carlos Vera Barros autorizó las actuaciones.

Según las fuentes consultadas, uno de los procedimientos por su vínculo con el grupo es un efectivo que se desempeñaba en la Policía de Investigaciones provincial hasta febrero pasado, cuando fue trasladado a la Unidad Regional II. No fue encontrado en el lugar por Prefectura pero no posee pedido de captura. Tampoco secuestraron «elementos de interés para la causa», según las fuentes consultadas.

Los otros procedimientos, más de 10, estuvieron orientados al denominado Clan Moyano. Allí fueron apresadas un total de seis personas.

Como particularidad, el principal implicado es el refrente de un grupo de recuperación de adictos, que según las investigación los usaba para vender estupefacientes. Lo mismo haría con familiar preso para introducir estupefacientes en un penal.

En todos los casos, los efectivos de las fuerzas federales secuestraron droga, armas, dinero y vehículos. Los resultados finales del megaoperativo serían anunciados por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

La palabra de Bullrich

El operativo en Rosario de las cuatro fuerzas federales que terminó con el desbaratamiento de la banda de Olga «La Tata» Medina y el Clan Moyano tuvo la supervisión durante la madrugada de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien envió un mensaje para felicitar «a todos los miembros» y les dijo que tenía «mucho orgullo» por el trabajo realizado.

«Venimos desde hace un tiempo cambiando la metodología de trabajo. En septiembre tuvimos una larga reunión con los fiscales y jueces federales de Rosario y Diego Iglesias de la Procunar y analizamos la necesidad de hacer un trabajo de erradicación de bandas y no sólo tocar puntos de venta. En ese contexto se realizó esta operación», explicó Bullrich.

Sobre el origen, indicó que «eso hizo que haya una mesa de análisis criminal coordinada por los fiscales y comenzamos a trabajar sobre las bandas instaladas. Son grupos que la gente sabe que existen».

«Lo importante es que en el trabajo de seis meses de investigación permite saber que estaban haciendo esta actividad narcocriminal. Nosotros preferimos una investigación más de fondo, con elementos para llevar a juicio. No es sólo el toco y me voy de un búnker», remarcó.

Bullrich confirmó además la detención de Olga «La Tata» Medina, a quien sostuvo como «la cabeza de una organización delicitiva que se dedicaba a la comercialización de drogas» a partir de «bunkers en La Cerámica y Parque Casas». Respecto de esa banda, trascendió los otros ocho detenidos son todos de su entorno.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria y Prefectura, que se encargaron en particular de esa causa, secuestraron marihuana, cocaína, armas y 600 mil pesos, como así también elementos de corte. «Se hizo todo en total confidencialidad y el clan se desarticuló», indicó la ministra.

Por otra parte, Bullrich explicó que Carlos Guillermo Moyano, el jefe del clan, «trabajaba para una cooperativa que hacía limpieza para la Municipalidad». Trascendió que no son empleados, sino una cuadrilla contratada, que incluía adictos en recuperación. Lo particular es que Moyano los utilizaba después para la comercialización de drogas, según la investigación.

Por uno de sus hijos detenidos, uno de los allanamientos fue en la Unidad 6, de Francia al 4800.

Fuente: Rosario3.com.