Matías Messi, con custodia policial tras el confuso episodio con la lancha ensangrentada y el arma

Todo es confuso alrededor del caso Matías Messi. El hermano del crack de Barcelona fue internado anoche luego de sufrir un grave traumatismo facial y su lancha fue encontrada sobre el río Paraná completamente ensangrentada y con un arma de fuego. Por eso, desde la madrugada solicitaron su detención y ahora cuenta con custodia policial en el Sanatorio Parque, donde se encuentra internado en terapia intensiva.

La Fiscalía señaló que el médico forense confirmó que el joven está lúcido y estable, en condiciones de hablar. Sin embargo, padece dificultad en el habla a raíz de la fractura de huesos de la cara. Sufrió un traumatismo de cráneo “con confusión” y la fractura del maxilar superior de la mandíbula.

  • Cuando se conoció la noticia, comenzó a circular la versión de que un arma había sido hallada en el interior de la lancha. Luego de la desmentida de la familia Messi a través de un comunicado, la Fiscalía difundió las imágenes del interior de la embarcación donde aparece un revólver calibre 380.

No se le facilitó el paradero de Matías a las autoridades policiales hasta esta mañana. “Siempre notábamos una situación de cerrarnos información, hasta hubo resistencia para ingresar a predios tipo country”, expresó en conferencia de prensa el fiscal José Luis Caterina.

El pedido de captura se fija ante la posibilidad de fuga del imputado, que tiene antecedentes de este tipo y estaba próximo a un sobreseimiento.

Qué pasó

  • Según las primeras hipótesis, la lancha estaba flotando a la deriva y fue divisada por un pescador, que auxilió a “un solo masculino” que estaba aparentemente estaba dentro de una bolsa de dormir. Lo llevó al Club de Pescadores. Ahí todo se pone borroso.
  • Matías Messi se va de alguna forma luego de la aparición en la escena de la Policía y la Prefectura. La lancha llama la atención por las manchas de sangre y, con sospechas razonables, se dispone la intervención del Gabinete Criminalístico completo.
  • Ahí fue que advirtieron la presencia del arma de fuego de guerra calibre 380. La Fiscalía aclaró que el arma no fue “plantada” y que era el conductor de la lancha el que circulaba con esa arma en el vehículo.
  • Ante la posibilidad de fuga, se envió una orden de detención y la investigación sigue en torno al revólver encontrado y a la sangre de la lancha que, además, no tiene ningún tipo de registro para navegar.
  • La familia y el abogado del joven señalan que sufrió un accidente al colisionar un banco de arena. Sin embargo, descartaron la posibilidad de que Matías portara el arma encontrada.

Delito de peligro concreto, sospechoso. Ahora es su turno de hablar.