Más escuelas rosarinas se transforman con la incorporación de coros de señas

«Cuando decidimos impulsar a través del FAE la posibilidad de que todas las escuelas tengan el taller de lenguaje de señas, entendíamos que además de incluir a chicos y chicas hipoacúsicos íbamos a generar un cambio de paradigma en la educación», sostuvo la intendenta Mónica Fein tras el encuentro que mantuvo este miércoles 20 de noviembre para evaluar los resultados del proyecto Cantando en Señas en las escuelas rosarinas durante este 2019, iniciativa desarrollada por el Fondo de Asistencia Educativa (FAE).

De la reunión, que tuvo lugar en el Salón Belgrano del Palacio Municipal, participaron directivos, docentes, maestros especiales y representantes de todas las escuelas en las que se desarrolló el proyecto durante el presente año lectivo, además de niñas y niños que forman parte del Coro Estable. También estuvieron presentes la presidenta del FAE, Susana Bartolomé; la tallerista a cargo del proyecto, Viviana Brites; colaboradora/es sorda/os integrantes del equipo, y la cantante y compositora Sabina Cantarina, quien voluntariamente se sumó al proyecto.

Durante la puesta en común entre todos los participantes, se analizó el impacto positivo que la iniciativa tuvo en cada uno de en los establecimientos educativos. Todos los presentes coincidieron, además, sobre el alto nivel de aceptación que el proyecto tuvo en los alumnas y alumnos.

«Aquí hubo un gran equipo, apoyado económicamente por el FAE, que entusiasmó a las escuelas, a los chicos, que nos acompañó en cada acto interpretando con lenguaje de señas el himno argentino», valoró Fein y mencionó que Cantando en Señas «es un ejemplo muy concreto de cómo se puede trabajar para la inclusión de chicos y chicas hipoacúsicos, pero también de toda la escuela».

Además, aseguró que “el FAE tiene que seguir profundizando este camino”, y señaló: «No es sólo un fondo para reparar elementos físicos, sino también es para reparar muchas de las barreras que vamos construyendo por no entender al otro. Y hemos podido hacer este taller de lenguaje de señas que viene a reparar nuestra dificultad para comunicarnos y aprender algo nuevo».



Un antes y un después colectivo y personal


Vivana Brites es la coordinadora del proyecto y mentora de la incorporación de los coros de señas en las escuelas de la ciudad. Emocionada y feliz por los resultados obtenidos tras años de un arduo esfuerzo, la tallerista hizo hincapié en la importancia del trabajo en equipo y subrayó: “Logramos muchas cosas lindas acompañadas por el equipo del FAE, por la Municipalidad y los padres, trabajando siempre juntos”.

Brites no tiene dudas que el paso del proyecto Cantando en Señas «deja muchas escuelas con muchas huellas», y augura un futuro auspicioso para la iniciativa: «Siempre pensamos que vamos a crecer, que vamos a ser más».

El programa es, además, altamente aceptado y elogiado por los directivos y docentes de las instituciones educativas. «Fue un antes y un después para nosotros», indicó una de las integrantes del equipo docente de la escuela Nº 1400 de barrio Fontanarrosa (ex Zona Cero), a la que asisten dos alumnos hipoacúsicos, y señaló que les permitió mejorar la comunicación con ellos.

«Agradezco que este taller exista, que nos facilita tantas cosas y además siembra tanto en nuestra comunidad educativa», afirmó la docente y expresó: «Ya no se puede concebir el himno sin los chicos del coro de señas, esto es un antes y un después».

Pero las transformaciones no se dieron sólo en lo colectivo, sino también en lo personal. Para la cantante Sabina Cantarina, la experiencia  fue muy enriquecedora: «Yo aprendí muchísimo, me atravesó, me cambió la vida. Lo valoro muchísimo y agradezco la generosidad del equipo y el espacio que le dio el municipio al proyecto», dijo.


Cantando en Señas


La iniciativa que desde 2012 es impulsada por el Fondo de Asistencia Educativa del municipio tiene como objetivo el desarrollo personal, el fortalecimiento de la confianza individual y el respeto por los demás; de esta manera las personas sordas pueden establecer un canal de comunicación con su entorno social.

Cabe remarcar que durante el año 2019 las escuelas que formaron parte del proyecto, cuyos representantes recibieron este miércoles un certificado de reconocimiento por su participación de manos de la intendenta, son: Nº 1137 Dr. Sylvestre Begnis, Nº 394 Dr. Francisco Gurruchaga, Nº 120 José M. Rondeau, Nº 112 Luis Calderón, Nº 1267 Latinoámerica, Nº 456 Dr. Carlos Pellegrini, Nº 1375 Fray L. Beltrán, Nº 365 Juan D. Perón, Nº 1095 Dr. Luis Chorroarín, Nº 70 Juan José Castelli, Nº 609 Floriano Zapata, Nº 1396 Santa Lucía, Nº 1400 Zona Cero, Nº 135 Coronal M. Dorrego y Nº 55 Domingo F. Sarmiento.

A su vez, las niñas y los niños del coro estable provienen de escuelas donde el proyecto se desarrolló en años anteriores. Las mismas son: N° 114 Justo Germán Deheza, N° 103 Roque Sáenz Peña, N° 251 Víctor Vivian Cué, N° 1267 Latinoamérica, N° 112 Luis Calderón, N° 547 Héroes de Malvinas y N° 365 Juan Domingo Perón.