Los trolebuses de las líneas K y Q funcionarán con energía solar desde diciembre

En un mes, los 37 trolebuses de las líneas K y Q dejarán de usar electricidad que produce la mayorista nacional Cammesa y distribuye la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Correrán con la que se genera desde marzo en el Parque Solar de San Lorenzo. Los coches no necesitarán cambios y para la Municipalidad de Rosario y el Gobierno de Santa Fe serán testimonio de qué ocurre cuando se invierte en fuentes de energía que no se agotan como el petróleo.

En Rosario hay cerca de 800 colectivos. La mitad depende de gasoil. La otra mitad son los trolebuses y los coches a biodiesel, un combustible creado a base de restos de aceite producidos en Santa Fe.

El proyecto solar llega después de la experiencia de incorporar el biodiesel a los colectivos de la ciudad. Siempre según informaron desde la provincia, 365 coches fueron adaptados para usar esa energía y dependan un 25 por ciento de ese combustible. Sólo dos funcionan ciento por ciento con biodiesel. Otro de los proyectos en marcha es el colectivo híbrido. En diciembre la Municipalidad de Rosario presentó cómo había restaurado un coche para que funcione combinando diésel y energía hidráulica y permite ahorrar un 30% de combustible.

Para Bisso, lo que se presentará este jueves es una muestra clara del potencial fotovoltaico de Santa Fe. “Creemos que mejorará en la calidad de vida de los ciudadanos y evita el uso de energía eléctrica producida a partir de combustible fósil”, agregó el funcionario.

De arriba

En marzo empezó a funcionar en San Lorenzo el primer parque fotovoltaico de la provincia. Necesitó una inversión de dos millones de dólares y fue construido en un ciento por ciento con recursos del Gobierno de Santa Fe como parte del plan para fomentar la generación de energía limpia.

El proyecto tuvo dos partes: la obra civil y la eléctrica. La civil implicó un movimiento de suelos de unos siete mil metros cuadrados sobre una superficie de 20 mil metros cuadrados en San Lorenzo en el cruce de la autopista Rosario – Santa Fe y la ruta 10. Después construyeron dos edificios principales –uno para el equipamiento eléctrico y otro para usos múltiples– más una estructura para soportar los paneles. Necesitó de dos mil pilotes que funcionan como bases para soportar 12 toneladas de acero galvanizado. Por último, conectaron los cables para la distribución de la energía producida.

El parque es administrado por la empresa Enerfe Santa Fe Gas y Energías Renovables Sapem. La estimación es que puede generar 1.270 megavatios hora por año. La planta tendrá una vida útil de al menos 25 años y la producción energética inyectada a la red equivale a la consumida por 450 hogares. Por año genera un ahorro equivalente a 270 toneladas de petróleo y representa 720 toneladas menos por año de dióxido de carbono en la atmósfera.

Fuente: Diario El Ciudadano.