Los pasaportes italianos emitidos en Rosario crecieron un 50% en dos años

En medio de una fuerte crisis económica, cada vez hay más gente que hace los trámites necesarios para irse a vivir fuera del país, y Rosario no es la excepción. Los pasaportes emitidos por el Consulado General de Italia en Rosario crecieron de 6.116 en 2017 a 8.070 el año pasado, y estiman que 2019 cerrará con unos 9.000 documentos entregados, lo que representa una suba del 50 por ciento en dos años.

La ilusión de muchos, como en otros momentos similares de la historia argentina, es la de escapar buscando nuevos horizontes. En una ciudad que tiene una importantísima población descendiente de habitantes de la península, la delegación local es una de las más visitadas en busca de la ciudadanía que abra la puerta de Europa: el pasaporte italiano (doble nacionalidad) significa moverse fácilmente por casi todo el viejo continente y conseguir un trabajo registrado. El trámite ronda los 30 mil pesos.

  • Con tanta demanda, hay un colapso constante. Antes era común ver colas interminables para obtener un número y las pilas de carpetas se acumulaban, pero en 2017 se implementó un nuevo sistema on line para acelerar los trámites que otorga sólo 55 turnos por día y cita a las personas dos semanas después de obtenerlo. Conseguir un lugar es complicado porque se llenan muy rápido, y hay empresas externas que se dedican a vender estos turnos.

Según el Consulado, la prioridad es terminar con el atraso de los turnos del viejo sistema ya presentados y que todavía no han sido resueltos, unos 800 casos que se terminarán a fin de año. Es decir, hoy hay distintas situaciones: la gente que ya presentó documentación y está esperando que le salga la ciudadanía; y la que aguarda el llamado para llevar todo lo necesario. Entre todos suman entre 40 y 45 mil. Mientras tanto, se atienden también los que obtienen el turno en el sistema nuevo.

Hasta mitad de 2017 los turnos para pasaporte se conseguían a un año, hoy se obtienen a 15 días y te vas con el pasaporte en mano, valora el rosarino Mariano Gazzola, vicesecretario del Consejo General de Italianos en el Exterior para Latinoamérica.

El representante de la comunidad italiana en Rosario y su amplia zona consular atribuye el fenómeno a que la legislación de ese país no pone límites de generaciones por vía paterna. “Calculando que el 50 por ciento de los habitantes de la ciudad tiene descendencia italiana, sólo en Rosario se especula que son unas 400 mil personas las que están en condiciones de pedirla”, apunta.

  • El principal escollo es que el trámite requiere la presentación de las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción de toda la línea desde el que la solicita hasta el emigrante. Por eso, indica que “no siempre es fácil conseguirlas, sobre todo cuando se trata de muchas generaciones y de personas que nacieron en Italia a fines del 1800”.

Los turnos para tramitar la ciudadanía en el Consulado de Italia en Rosario son muy difíciles de conseguir. El sistema web implementado en 2017 evitó las largas colas para obtener un número que se producían hace años, pero la cantidad de trámites atrasados hizo que sólo se otorguen 55 turnos por día, que se agotan al instante, sin casi posibilidad de conseguir uno. Y, en medio de la crisis, hay empresas que montaron una industria que roza lo ilegal alrededor de la desesperación por conseguir un lugar rápido.

En la web se ofrecen números para distintas ciudades argentinas y de otros países de Sudamérica, como Brasil, Uruguay y Colombia. La tarifa es de 300 a 400 dólares, y no exigen pago por adelantado.

Pero además de ese desembolso, el papelerío “por derecha” también significa una suma importante. Para los jóvenes mayores de 18 (el caso más usual de los que se van a vivir al exterior), la tasa es de 300 euros. Sumado al valor del pasaporte, que es de 116 euros, el total ronda hoy los 30 mil pesos al añadir además las actas de cada familiar en la línea de descendencia (defunción, matrimonio y nacimiento), legalizaciones de copias y traducciones de documentación.

Gestores

El desborde del Consulado local provoca que haya gente que busque soluciones alternativas. Por eso, algunos deciden viajar y hacerse la ciudadanía en Italia, pagándole a gestores para que les armen las carpetas. “Tienen que ir con toda la documentación sacada desde Rosario traducida y apostillada (una legalización), residir ahí en la casa de alguien y sacar un permiso de estadía en espera de ciudadanía. Presentan los papeles en la comuna y en dos meses sale”, cuenta un integrante de la comunidad italiana en Rosario. La nueva modalidad la introdujo el gobierno de Italia en la crisis del 2001, por la cantidad de argentinos que llegaban de forma ilegal.

Pero esto también tiene una trampa, porque no todos los descendientes de italianos pueden tramitar la ciudadanía. Si el ascendente es mujer, una antigua ley dice que el solicitante debe haber nacido después de 1948. El otro límite es que hay regiones de Italia que antes de la Primera Guerra Mundial eran parte del imperio austrohúngaro, y los nacidos allí no son considerados italianos.

Rosario es el sexto consulado con más italianos en el mundo

La circunscripción consular de Rosario es una de las más grandes del mundo en cantidad de ciudadanos italianos. La delegación abarca las provincias de Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y norte de Buenos Aires (Pergamino, San Nicolás, Ramallo y Salto); con un número de inscritos que está próximo a 150 mil. Se trata de personas nacidas en Italia, o argentinos que ya tienen reconocida la ciudadanía italiana y figuran en el registro del Consulado llamado Anagrafe.

Según datos oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano, en todo el mundo hay desperdigados 5.822.159 ciudadanos de esa nacionalidad: Argentina es el país con más presencia con 977.417; Alemania tiene 806.673; y Suiza 640.200. En cuanto a los consulados, el más grande es el de Londres con 329.955 personas anotadas, Buenos Aires registra 322.547, Zurich va por los 217.798, en Stuttgart hay 185.256, París tiene 161.596 y Rosario está sexto con 146.347, pero estiman que antes de fin de año llegará a 150 mil.

Fuente: Diario La Capital.