Los detalles del brutal crimen de un hombre en Pichincha

Un hombre fue acribillado en la mañana de este viernes de al menos 10 balazos cuando se encontraba en un auto frente a la cochera de su edificio de Brown al 2800, momento en el que un vecino denunció al 911 haber escuchado al menos cinco disparos. La policía se presentó en el lugar y encontró a Carlos Ariel Señuque, de 41 años, asesinado en el interior de un Renault Laguna gris.

De acuerdo a los peritajes realizados en el sitio, la víctima fue atacada cuando se disponía a ingresar al estacionamiento del edificio en el que vivía.

La hipótesis más fuerte es que en ese momento fue sorprendido dos personas a bordo de una moto que efectuaron entre 10 y 12 disparos, según precisó la policía de Rosario luego de las primeras averiguaciones.

Además, los agentes confirmaron que en el lugar del crimen se encontraron las vainas servidas en el suelo. La otra pista que se investiga es si los atacantes lanzaron una piedra contra el parabrisas del automóvil y luego abrieron fuego contra la víctima.

El fiscal de la Unidad de Homicidios que investiga el hecho, Miguel Moreno, confirmó que el auto no pertenece al hombre asesinado. A su vez, Moreno adelantó que solicitará las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de la zona.

Quién era

El hombre que fue acribillado a balazos en la mañana de este viernes en Brown al 2800, en Pichincha, estuvo demorado en dos ocasiones, en 2018 y el año pasado. El fiscal Miguel Moreno señaló que el fallecido tenía actividad ligada al negocio de boliches.

Carlos Ariel Señuque, de 41 años, fue detenido el 31 de agosto de 2013, cuando se desplazaba en un Peugeot 308 en el que figuraba como titular y se encontraba con pedido de captura. Figuraba como robado en la localidad bonaerense de Navarro. Además, el rodado exhibía otro dominio, según informaron fuentes policiales.

El 8 de febrero del año pasado fue demorado en la comisaría 21ª. Estaba en una casa ubicada en Garay al 6100 con tres mujeres. Una de las chicas, de 17 años, convulsionó en el interior del baño y falleció en el lugar pese a las maniobras de reanimación practicadas.

Tras la muerte de la joven, Señuque brindó testimonio y quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Culposos que estaba en turno, Mariana Prunotto. El cuerpo de la chica no presentaba indicios de violencia externa, según precisaron desde Fiscalía.

La novia de Señuque fue detenida el 12 de marzo pasado en una estación de servicio de España y Rioja, durante un operativo de película llevado a cabo por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), en el que cuatro personas fueron arrestadas. Uno de los sospechosos había recibido una encomienda con droga.

“No tuvo chance de nada”

El fiscal Miguel Moreno tomó la investigación por el asesinato de un hombre ocurrido este viernes por la mañana en Ovidio Lagos y Brown. Descartó un intento de robo.

“No tuvo chanche de nada”, dijo Moreno a la prensa este viernes sobre el asesinato en Pichincha que más se asemejó a una brutal ejecución. El asesino sorprendió a la víctima –cuya identidad se mantiene en reserva– cuando entraba el auto en su edificio y mientras arriba, en su departamento, lo esperaba una mujer.

El fiscal precisó que se gatillaron al menos ocho disparos y que la mayoría impactó contra la cabeza de la víctima que no tuvo tiempo ni margen para defenderse. Los balazos dejaron un importante agujero en el vidrio del conductor. Y no se encontraron faltantes por lo que se descartó, en principio, la hipótesis del robo.

Fuente y fotografía: rosario3.com.